jueves, 26 de agosto de 2010

30 (*)



… y qué vas a hacer,
uno se cansa de correr
(Sui géneris)

          Una vez más
veo como la vida tuerce el rumbo / la coordenada
veo como me callo disimulo
jamás digo absolutamente nada
(eso también lo sé)
es simple en ocasiones postergar la muerte
cuánto más detener lo inevitable
salvar el llanto
                            el dolor
que el vacío corte en tajos los pedazos de carne
las cuentas tus estadísticas

a veces
de tanto preguntarse / lastimarse
se pierden las líneas de la vía
sin más remedio que repetirse
y cada reflejo del sol le abre huecos en la piel
le degrada a uno el aliento
le quiebra las rodillas


Ernesto J. Navarro 
(*) tomado del poemario DETRÁS DE LA MIRILLA (aún en contrucción)

No hay comentarios:

Publicar un comentario