viernes, 18 de marzo de 2011

Algún porque


 
   Estoy contigo
porque tu abrazo es una isla secreta donde protegerme del mundo
porque cuando sonríes (me sonríes)
siento un golpe de sangre en las costillas
porque tu honestidad es una capital sin fronteras ni banderas
porque cada noche junto a tu piel es un acto de amor y es poesía

porque tus manos en las mías son un ancla y una bienvenida
porque te entregas y me recibes y me fusilas y me besas
y luego me miras  y me quemas con tus uñas de cordillera
porque me ves a los ojos y me sabes y me intuyes
y hasta me abres el camino a las palabras,
para que yo fabrique mi propio camino a las palabras
porque nos hemos llorado en noches
que ahora son minutos de nuestro calendario
porque necesito tu risa, y los combates de la cama
y las flores de la sala y los libros compartidos
y tu cintura en mis manos
porque eres solidaria y te duele el otro
y el mundo… y te duele de verdad

porque he descubierto que me alucina
verte caminar por la casa mientras te vistes o desvistes
porque te extraño cuando no estás
y me desespera tardarme para encontrarnos
porque me enseñas y nos aprendo y crecemos y creemos
y nos gozamos
por las películas de las noches,
de las tardes,
de las mañanas
por la forma en que me tomas del brazo por las calles
porque me enamora lo que me das y no te pido…
lo que me dices sin que lo espere
porque nunca sé dónde empieza o termina tu alegría y tu fuerza
porque me seduce tu femineidad
porque cantamos igual de “hermoso” (es chiste, pero no nos importa)
porque te encontré sin buscarte
y supe que si me mirabas profundo me resultaría inevitable amarte
porque no te gustan los lugares comunes
y vives sin ellos
estoy contigo Indi
porque no eres eso que llaman
“un amor tranquilo”


Ernesto J. Navarro – 09feb2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario