martes, 26 de julio de 2011

Rendija



Dame una rendija
y me tatúo en tus huesos
cerca de tu corazón debajo de tu falda
te hablaré con idiomas de sexo que extravían el sueño / lo evaporan
luego,
serán pesadillas eléctricas que calientan tu respiración
y disipan esos adjetivos confiscados de tanto pensarlos
eres
un desfile de ganas que atropella
un  cuerpo vertiginoso que se va por un barranco
y termina en mis latidos de persecución

al canto de un gallo que no ve la muerte
hay susurros amargos bañados de sudor
y ese calor me guía a tus caderas
por eso te recuerdo aunque no vea tus ojos
por eso mastico la fiebre que me devuelve a la cordura

si no fueses relámpago
te habría desvestido sin permisos
pero tu destello no deja rastros a mi olfato
se vuelve cráter de estática que corta / que fragua /que espera

yo conozco la voz de tu inconsciente
la he perseguido corriente abajo en humedades que no llueven
me tocas?
es la victoria de los nunca que casi nos aplasta
la siento cerca!!!

Ernesto J. Navarro