sábado, 3 de diciembre de 2011

“La CELAC reconoce a Chávez como un líder de la región”

Entrevista al cantante de Hiphop boricua Luís Díaz

Luís Díaz (MC) Intifada
Por Indira Carpio Olivo y Ernesto J. Navarro (*)

Viernes 2 de diciembre de 2011. 6:15 PM. Levantamos las artesanías manuales y nos fuimos hasta la Plaza de los museos, en Bellas Artes, Caracas para “parchar” (1) con las palabras.
Allí se celebraba el octavo aniversario del colectivo Hip-Hop Revolución en el que uno de los participantes internacionales fue Luís Díaz A.K.A (MC), de Intifada junto a su compañero Yallzee (DJ).

Conversamos con el reconocido rapero puertorriqueño, mientras a la vuelta de la esquina, 33 presidentes se reunían para dar nacimiento a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Testigo de nuestra conversa fue el músico venezolano Beni Márquez.
Luís, a parte de ser inspiración para cantantes tan populares como René de Calle 13, es profesor de historia en una secundaria de la isla y no le importa tirarse en unas escaleras mojadas, por el diluvio caraqueño, para hablarnos sobre política y cultura, dos tópicos cada vez más inseparables en los tiempos que corren.

Hablando de correr, la canción ALBA de su nuevo disco Intifada III, multiplica los caballos de fuerza y se pasea por la realidad política latinoamericana. “Me huele azufre, por aquí estuvo el diablo”, dice el estribillo.

El tema toca muy especialmente a la política venezolana y se atreve a dar consejos a Hugo Chávez, o por lo menos eso deducimos.

“Estoy a sus servicios, vengo del extranjero, le traigo este mensaje de mi general Valero. Usted comanda la esperanza de este sueño, cuente conmigo al deshacerse de los dueños. Cuídese mucho que no lo van a entender. Cuidado mi pana con Páez y Santander, de esa muralla que hay entre el pueblo y usted, de esos burócratas que no le dejan ver. Van a joder este proyecto de hermandad, de Miraflores y de la comunidad...” (2)

Parte del sueño del que habla Luís se hacía tangible al mismo tiempo que conversábamos... aunque Puerto Rico sea el gran ausente de la CELAC y esté más próximo a ser la estrella número 51 de la bandera de Estados Unidos.

-La creación de la CELAC pone sobre la mesa la situación puertorriqueña de coloniaje. En su opinión ¿Qué puede hacer este organismo por Puerto Rico?
LD: El caso de Puerto Rico está en el comité de descolonización de la Organización de Naciones Unidas desde hace tiempo. Entre los casos que maneja este comité, Puerto Rico es el más grave por la cantidad de población, por lo que representa la isla a nivel histórico, por la región en la que se encuentra.

Por la naturaleza del gobierno de Puerto Rico, totalmente clientelista de Estados Unidos. Al ser una colonia de USA no cabe en la cumbre que se lleva a cabo. Eso se entiende.

-¿Qué piensa sobre la conformación de la CELAC?
LD: Lo positivo de esta iniciativa es que incluye a toda la región, incluso a las repúblicas del Caribe. El Caribe completo debe descolonizarse.

Sin embargo, existe la voluntad de algunos pueblos como los de las colonias francesas y holandesas que decidieron seguir dependiendo de la metrópoli.
Como yo lo entiendo, hay que salir del colonialismo para logar una verdadera cohesión.

La CELAC de alguna manera reconoce la figura de Chávez como un líder de la región. Reconoce que tiene fuerza.
Siempre ha habido cierta caricaturización de Chávez, porque él es una persona diferente, en término de su trato y de su forma de ser y de expresarse. Pero estamos hablando de un proceso nada chistoso; estamos hablando de que se ve el trabajo, así que me sorprendió. Esto había que hacerlo desde el principio, desde el Congreso de Panamá en 1826.

-¿Como artista cuál es tu visión de los procesos políticos que adelanta América Latina en países como Ecuador, Bolivia y en la propia Venezuela?
LD: Yo como artista no puedo desligarme del revolucionario. Entonces, yo soy un revolucionario independientemente de lo que sea.

Estos procesos son importantes. Me preocupa un poco que las personas que tienen el poder mediático corran campañas electoreras en un proceso revolucionario y de alguna manera derrumben lo construido. Eso me preocupa, porque yo no creo en esa fórmula del socialismo desde arriba.

Uno de los problemas que hay en Venezuela, por ejemplo, es que en los sectores populares se nota el apoyo al gobierno, pero en el medio hay sectores que no deben estar. Son gente que hubiera estado en el poder con o sin Chávez. Son gente que se pone la camisita roja y ya.

Lo que si debe existir es un puente entre Miraflores y el pueblo, directamente.

-¿Cuál es su impresión sobre los colectivos sociales y culturales con los que te has relacionado en tu visita a Caracas?
LD: He ido a 3 barrios, al 23 de enero, a San Agustín y a La Pastora, pero todavía me falta mucho. Yo creo que seguiré viniendo acá, siempre. El colectivo Hip-hop Revolución es con quien he trabajado desde el principio, son mi contacto principal, es donde están mis amigos.

Yo creo que tengo más amigos en Caracas que en Puerto Rico.

Lo que ocurre es que uno tiene que vivir el proceso para poder opinar sobre él. Pero me sorprende la capacidad organizativa de las comunidades para ocupar edificios, por ejemplo, estructuras que estaban en desuso o estaban siendo usadas inadecuadamente.

Me impresiona el poder de la comunidad. Además hay una apertura para que eso ocurra. Cosa que en Puerto Rico no se da. Yo vivo esa realidad y por más que visite, busque y participe del proceso venezolano, no lo puedo entender completamente. Eso sí, yo lo apoyo incondicionalmente.

-¿Debe un artista participar en un proceso político revolucionario?
LD: Si es una persona que se respeta a sí misma, si; más allá de sus expectativas de fama y fortuna y de cosas que vienen con el arte. Pero el arte no está hecho para eso, el arte está hecho para comunicar con cierta belleza.

Desde ayer he visto en Caracas como 15 tarimas. Hay arte por todos lados. Eso en Puerto Rico no se ve, siendo una isla tan musical.

Hay artistas que han tenido la valentía de olvidar su posición y sacrificar un poco esa seguridad que les da el silencio. Éste es el caso de René de Calle 13 demuestra que no necesariamente es negativo hacer afirmaciones revolucionarias. Todo lo contrario. Cada vez que hace una expresión de esta naturaleza lo que ocurre es que llama más la atención y logra más apoyo de la gente.

Eso se puede y debe hacerse. Si una persona se respeta a sí mismo tiene que trabajar para su gente.

-¿Y una artista que trabaja para una discográfica gringa puede darse el lujo de hacer esas afirmaciones?
LD: No podría hablar por René.

-Pero, ¿Cuál es la opinión de Luís Díaz al respecto?
LD: No quiero hablar de René. Es mi amigo.

-En tu opinión ¿Esos espacios como el Grammy usan a los artistas, o los artistas pueden valerse de esos espacios para expresar esas ideas revolucionarias?
LD: Seguro. Pero ha costado trabajo. Por ejemplo, yo estaba viendo que hace 20 años cuando empiezan a dar los premios de rap, eran premios de mentira. Bueno todavía son premios de mentira. Pero por ejemplo, Public enemy debió haberse ganado 3 grammy corrido, pero se lo ganó Will Smith.

Ha habido gente que se ha sacrificado para abrir los espacios a los que vienen después. Y si esa gente si se respeta a sí mismo, repito, debe agradecer lo que otra gente ha hecho por ellos.

El hecho de que el rap sea tan influyente tiene que ver con sus precursores.

Pero los grammy no hacen más ni menos a Public enemy, por ejemplo. Eso es una cuestión comercial. Si viene bien, sino no importa. Uno está haciendo arte para crear.

-¿Qué le parecen aquellas personas que hacen rap sin comprometerse?
LD: Yo no exijo a quienes hacen música a mi lado que sean revolucionarios, les exijo que se comprometan a llevar la imaginación humana a fronteras más allá de lo evidente. Eso debe ser el arte.

En Latinoamérica, particularmente, el Hiphop es más contestatario y a mí me enorgullece pertenecer a la región con esa naturaleza. El rap chileno, venezolano, colombiano, cubano, mexicano, incluso la comunidad hispanoparlantes en EEUU tiene grupos que rapean en español y se adscriben a nuestro tipo de mensaje, de discurso.


-¿Por qué escoger el nombre de Intifada?
LD: Se utiliza el Islam como chivo expiatorio para obtener lo que realmente están buscando en esas tierras. Escogí el caso palestino porque entiendo que es el más dramático, el caso de una gente que está peleando contra la pared y que llevan años en esa batalla.

Más allá de eso la Intifada representa no solamente una sacudida, sino una rebelión, una puesta en marcha de un movimiento que todavía sigue desde los años '80. Además los que iniciaron esa rebelión fueron jóvenes.

Me quería identificar con todos esos elementos porque mi música viene de un país colonizado, es de gente pobre, es rebelde, es una expresión que se asocia con lo juvenil aunque sea para todo el mundo.

-¿Qué podemos hacer para lograr la unidad latinoamericana?
LD: En América entera sabemos muy poco del Caribe, sabemos muy poco de nuestra historia y ese es un trabajo que tenemos que hacer para acabar con el coloniaje cultural.

Necesitamos una solidaridad regional para poder deshacernos de la idea de ser muy pequeños y de depender de otros para ser libres. Nosotros NO necesitamos a los imperios. Nos necesitamos a nosotros mismos.

-¿Tienes algo más que agregar?
LD: Si ¡VIVA PUERTO RICO LIBRE!

Nota de los autores: Estamos convencidos de que la crítica y la autocrítica son necesarias para el avance de la revolución. Con ese espíritu está hecho este trabajo periodístico. NO AUTORIZAMOS A NINGÚN MEDIO DE COMUNICACIÓN PRIVADO, BURGUÉS, CAPITALISTA, DE DERECHA, A REPRODUCIR ESTA INFORMACIÓN, NI TOTAL NI PARCIALMENTE.

(*) Periodistas intragables
indiracarpio@gmail.com / @icarpio/ navarroernestoj@gmail.com / @ernestojnavarro

Para ampliar informaciones
  1. Parchar: en lenguaje de los artesanos venezolanos, parar en un sitio, exhibir y vender los trabajos manuales.
  2. Más sobre el nuevo disco en: http://www.intifadapr.com/Discografia

No hay comentarios:

Publicar un comentario