lunes, 2 de abril de 2012

ENTREVISTA Lilia Solano (1) /Jueves: más movilizaciones a favor de los presos políticos colombianos

En Colombia “conseguiremos la paz, cueste lo que nos cueste”


Por: Indira Carpio Olivo y Ernesto J. Navarro (*)

Durante el mes de marzo de 2012. El gobierno de Juan Manuel Santos informó de la muerte de 65 guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) en diferentes operativos militares.
Sólo en el último choque entre insurgentes y soldados, las fuerzas regulares lanzaron 10 toneladas de bombas contra la guerrilla. También en marzo, se anunció la llegada a Bogotá de varios generales estadounidenses que participaron en las invasiones a Iraq y Afganistán para combatir a las Farc.

Aún así, el ejecutivo colombiano consideró que esas acciones “no debían entorpecer las liberaciones” de prisioneros de guerra, que las Farc decidieron hacer de manera unilateral. Gesto humanitario que ha sido respondido a sangre y fuego por el gobierno.

“Esta es una vieja costumbre de los gobiernos en Colombia, que echan mano permanentemente de la estrategia militar en contra del diálogo y las negociaciones. Eso ha sido una constante en la historia del país (...) El propio Pastrana una vez instalado los diálogos de paz en el Cagüán, se fue a Estados Unidos a negociar el Plan Colombia”, nos dice Lilia Solano, en entrevista para el programa radial La Brújula del Sur (2).


“Como aquí no hay periodismo de guerra, a pesar de que estamos en una guerra, no se sabe -como fruto de los bombardeos- cuántos campesinos mueren, porque la única información que sale son las partes que emiten los militares, es una información totalmente sesgada”.

Mientras el Presidente Santos, dicen las noticias, trotaba este primer día del mes de mayo, con el embajador de EEUU en Colombia, cuando todo el continente miraba a Villavicencio.

Pero ¿por qué el gobernante se reúne con el representante estadounidense mientras se sucede uno de los hechos más importantes en su nación?

“Como la guerra en este país es un negocio y quienes controlan las estructuras de poder económico, político y militar son precisamente los que controlan los negocios, les conviene más continuar en la guerra que buscar un proceso de paz. Ahora, el resto de la sociedad que no está en la lógica del negocio de la guerra, no nos sirve la guerra”, opina Solano.

Durante la jornada se inicia la primera fase de las entregas anunciadas por la insurgencia colombiana, proceso en el que participan el Comité Internacional de la Cruz Roja, el movimiento Colombianos y Colombianas por la Paz y el gobierno de Brasil en la logística.

Para Solano quien viajaba desde Villavicencio hasta la selva donde se producirán las liberaciones “hoy es un día histórico. Ojalá los medios de comunicación lo reflejaran así (...) hoy se cierra un ciclo que comenzó, hace varios años, con la intervención del presidente Chávez, a quien le pedimos en una audiencia que interviniera pensando que Colombia volviera a la posibilidad de un proceso de paz”.

Al preguntarle por la negativa del gobierno colombiano de la visita de las ONG a las cárceles en ese país, nos dijo que “negar que en Colombia hay presos políticos es algo que no hicieron ni las dictaduras militares. Aquí a los presos políticos se les tortura”.

Desde hoy y hasta el miércoles, se estima que se realicen las liberaciones unilaterales de los retenidos.

Pero el mismo jueves arranca la decisión “inalienable e inaplazable de visitar las cárceles, mejor dicho presionar para que el gobierno nos otorgue el permiso para visitarlas. Vamos a ver si el gobierno, después de las liberaciones, es capaz de mantener su decisión de no dejarnos visitar las cárceles”, asegura Solano. “Vamos a seguir con nuestra idea de conseguir un proceso de paz, cueste lo que cueste, hasta que en un momento les será imposible negar los diálogos de paz”.

Estas fueron las preguntas:
1) ¿Cómo califica el proceso de liberaciones unilaterales y la disposición de las FARC a no secuestrar más civiles como prisioneros de guerra?
2) ¿A qué se debe que justo antes de las liberaciones el gobierno colombiano arrecie los ataques contra las FARC, niegue la visita de las ONGs a las cárceles a visitar los presos políticos e incluso la visita de una Nobel como Menchú?
3) El propio gobierno pide que la muerte en sus manos de más de 70 insurgentes durante marzo no afecte las liberaciones, también solicita que no se acerquen a la fecha de las Cumbres de las Américas. Pero ¿qué da el gobierno a cambio? ¿Hay voluntad política en Colombia para conseguir los caminos de la paz?
4) ¿Considera usted que la continuidad de los bombardeos por parte del gobierno puso en dificultad las liberaciones? ¿Tienen que ver con el retraso de las liberaciones?
5) Después de las liberaciones ¿Qué se viene?


Para conocer las respuestas completas escuche el AUDIO aquí:
---
(*) Periodistas intragables
----
Para ampliar las informaciones:
(1) Lilia Solano, es filósofa, vocera de Colombianas y Colombianos por la paz, directiva de justicia y paz: http://www.liliasolano.com/
(2) La Brújula del Sur es un programa que se transmite en la emisora del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, Alba Ciudad (albaciudad.org, @albaciudad, 96.3 FM) y Radio Rebelde (radiorebelde.info, @radiorebelde915, 91,5 FM), conducido por Ernesto J. Navarro y producido por Indira Carpio Olivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario