jueves, 19 de abril de 2012

Silencios nuestros

Una tarde cualquiera en Baires
A: Indi Carpio, con un beso  

En tu boca
siembro epifanías que van a nacer más tarde
lejos de los oídos de las bisagras
nacen
en orgasmos sublevados detrás las ventanas
es nuestro silencio de calor espeso

ese silencio
que ya no transita en esta casa
ese silencio
                     que alguna vez comentó turbulencias en ráfagas de arena
y que hoy es un viejo lastre
que ya no pesa
que ya no hunde

silencio que ahora cicatriza o provoca
silencio que muerde me muerde
que se escapa furioso por los ojos
y fluyendo abajo ríos gimen
sin dios y sin gobiernos

en tu boca hemos resucitado tantas veces
que no hubo fórmulas de despedida
porque nunca las encontramos

Ernesto J. Navarro
Ccs, 19abr2012 

1 comentario: