jueves, 31 de mayo de 2012

Carta de Julián Conrado

A un año de su ilegal captura, Julián Conrado le escribe al pueblo: “Desde mi trinchera de Dignidad

 



Quienes hacemos del canto una manifestación de amor por el pueblo, siempre vamos a ser odiados por los enemigos del pueblo. Por eso nos insultan, nos calumnian, nos persiguen, nos encarcelan, nos torturan, nos desaparecen, nos asesinan. Cualquiera que sea la forma de expresarnos, eso es lo que eternamente ha ocurrido con quienes, por puro amor al pueblo, luchamos por su felicidad.

Pero si supieran quienes aprisionan un combate del amor por el pueblo, que jamás nadie ha estado más libre como Antonio Nariño en las Bóvedas de Cartagena y Francisco de Miranda en la Carraca del Imperio español; que jamás nadie ha estado más libre como los cinco héroes cubanos ó Simón y Sonia en las mazmorras del imperialismo norteamericano; que jamás nadie ha estado tan libre como Alí Primera en los sótanos de la DIGEPOL y Hugo Chávez en los calabozos del DIM, la cárcel de Yare o en la Isla de la Orchila.

Si supieran quienes asesinan un combatiente del amor por el pueblo, que jamás nadie ha estado tan vivo como Jesús, crucificado en el Monte del Calvario; que jamás nadie ha estado más vivo como Ernesto Che Guevara fusilado en la Higuera; que jamás nadie ha estado tan vivo como Alfonso Cano, bombardeado en las montañas colombianas… ¿es qué acaso no sienten a Miguel Hernández y Federico García Lorca indignados en España? ¿Es que acaso no sienten a Víctor Jara y Pablo Neruda, ALLENDIANDO en Chile?

¿Es que acaso, no sienten a Alí Primera BOLIVAREANDO en Venezuela?