martes, 6 de agosto de 2013

Ernesto Villegas: Mantendremos el diálogo, respeto y coordinación con sectores de oposición que lleguen a vencer el 8-D y quieran trabajar




Villegas (der.) trabajará junto a Jorge Rodríguez y Jacqueline Faría en recuperar y hacer mejores a los 5 municipios de Caracas (Archivo)
Villegas (der.) trabajará junto a Jorge Rodríguez y Jacqueline Faría en recuperar y hacer mejores a los 5 municipios de Caracas (Archivo)
El candidato de la revolución bolivariana a la Alcaldía Metropolitana de Caracas, fue entrevistado este martes por el programa “La Brújula del Sur” de Alba Ciudad 96.3 FM, conducido por Ernesto J. Navarro. Señaló que nunca buscó ser el último Ministro de Comunicación e Información del Comandante Chávez ni candidato a alcalde mayor, pero fue elegido “por entregarme y tener un compromiso manifiesto en el desempeño de mis funciones”. Defendió las profesiones de otros candidatos, como Winston Vallenilla y Antonio Álvarez.


Entrevista: Ernesto J. Navarro, La Brújula del Sur
Texto: Luigino Bracci / @lubrio.

-¿Dónde estaba Ernesto Villegas cuando su actual contendor a elección de la Alcaldía Metropolitana reprimía a los estudiantes, por allá en los años noventa?
-Del lado de los reprimidos, hermano, como siempre hemos estado los luchadores revolucionarios y la gente de izquierda, progresista de este país. Desde que he estado chiquitico y he tenido uso de razón, este indibviduo (Ledezma) ha estado ejerciendo este tipo de acciones en cargos públicos, y es una paradoja que un reportero y periodista como yo, que tiene 20 años en el oficio y apenas unos meses de ministro, ahora soy señalado de ‘enchufado’. Yo pregunto: ¿Quién será el enchufado, el que lleva 40 años pegado a la teta del Estado, oquienes vinimos circunstanciamente a ocupar una función pública para hacer revolución?


-Apelando a su expediente profesional y político, ¿cómo es que un personaje como Antonio Ledezma gana la Alcaldía Metropolitana? ¿Cómo es que la Revolución perdió ese espacio?
-La dinámica democrática permite que la gente que cuestiona o adversa al gobierno central pueda, en un determinado momento, ganar el poder popular. El Sr. Ledezxma obtuvo el 52% de los votos, tampoco fue una abrumadora mayoría. En el caso de este caballero, hay una realidad política que en ese momento se estableción y es una realidad absolutamente dinámica. Nosotros hemos ganado y hemos perdido elecciones en distintas jurisdicciones y hemos respetado los resultados electorales históricamente. Ahora, en el caso de la derecha, no es así. Cuando la derecha gana, obviamente reconoce, pero cuando pierde, reclama fraude. Yo quiero por adelantado emplazar al líder negativo de la mesa de la Impunidad, el Sr. Capriles, que es el padrino de esta candidatura jurásica y del pasado, a que se comprometa a reconocer su derrota en la elección del 8 de diciembre,porque vamos a ganar la Alcaldía Metropolitana, estoy convencido. Hemos estado conversando con la gente y la acogida es maravillosa, tenemos una gran entrada en sectores que han estado reacios a escuchar los mensajes de la revolución.

En el caso particular, tengo disposición de diálogo y sobre todo de escucha a factores que puedan criticarnos, y a compañeros que puedan estar en filas de la revolución y por alguna razón se han distanciado, pues también conservo excelente relación con ellos y tengo disposición plena a escuchar sus razones y a entender que debemos mirar autocríticamente nuestras ejecutorias. Tenemos un punto de inicio maravilloso, que es la gestión de Jorge Rodríguez y Jacqueline Farías en la Caracas del municipio Libertador, y tenemos una obra que mostrar. Tenemos el reto de abrirle las puertas al futuro en la ciudad capital. Estoy convencido de que las distintas instancias del gobierno trabajando en un mismo sentido, remando en la misma dirección hacia el futuro, podemos darle más resultados concretos a la ciudad. Pero si tienes a un grupete que se dedica a conspirar contra el gobierno y remar en sentido contrario hacia atrás, pues obviamente la labor del gobernante se verá más dificultada.

Estoy convencido de que, con la excelente relación que tengo con el Presidente Maduro, con todos los ministros, con la Jefa de Gobierno y el Alcalde de Caracas, puedo coordinar las acciones necesarias en el ámbito de  la ciudad capital para mejorar la calidad de vida. Y tengo la disposición también en aquellos lugares donde la oposición se alce con la victoria, de mantener una relación de respeto y coordinación con aquellos funcionarios que resulten favorecidos por el voto popular y que no se dediquen a conspirar, sino que decidan trabajar realmente por la ciudad.

-En Internet hacen referencia a unas declaraciones suyas según las cuales usted forma parte de un nuevo liderazgo político que no se formó para ejercer el poder pero que asume esa responsabilidad, mientras que en algunas redes se critica la designación de figuras que también aparecen presentados por la Revolución pero que han hecho carrera, no en la política, no en el periodismo, no en la militancia social sino en la farándula, y se habla específicamente de Winston Vallenilla y el Potro Álvarez. ¿Cuál es la opinión de Ernesto Villegas en este tema?
-Mira, yo respeto mucho el oficio de la gente. Siento que uno puede ser carpintero y tiene que tratar de ser el mejor carpintero. Uno puede ser albañil, como era mi viejo (Cruz Villegas, padre de Ernesto Villegas e importante dirigente obrero revolucionario fallecido en 1994) y tiene que tratar de convertirse en el mejor albañil. Es decir, formarse, estudiar, empeñarse en hacerlo bien. Si alguien, en un momento dado, decide tomar por la carrera artística y ser actor o actriz, eso es sumamente respetable. Yo quisiera tener en mi familia un actor o actriz de la talla de cualquiera de nuestros baluartes en la actuación. O lo mismo pasa con los deportistas; quisiera tener las dotes de una deportista como Alejandra Benítez, que siendo ministra va a una competencia internacional y se trae una medalla para Venezuela; ¡eso es una cosa meritoria!

Ayer tuvimos la ocasión de escuchar a Winston y al Potro, y las intervenciones que tuvieron fueron  extraordinarias. Son ciudadanos, son seres humanos con una sensibilidad social tremenda, que les permite incluso renunciar a una comodidad que les ofrece eso que llaman la farándula y la industria del espectáculo. Podrían estar cómodamente instalados, ganando mucho billete: uno en el béisbol profesional, la actuación y la música; y el otro  en la presentación y el espectáculo. Yo más bien observo su actitud como de desprendimiento personal por el logro de un objetivo común. Un artista que tiene a todo el mundo ganado en esa arena del espectáculo, o un deportista que llega a las Grandes Ligas… ¿Qué ambición personal puede tener de meterse en el rollo de gobernar una ciudad, de meterse a alcalde? Y además, hacerlo no en “tiros al piso” (municipios fáciles de ganar), ¡sino en jurisdicciones donde gobierna la derecha! Eso hay que agradecerlo. Yo no veo que se les esté haciendo ningún favor a ellos o que se les dé una posición de privilegio.

Entiendo perfectamente que haya compañeros que viven en Petare o en Baruta y hubieran preferido ser ellos, con un liderazgo o  una tradición mayor en su respectivo ámbito. Pero  es el mismo caso  mío: yo no he trabajado para ser ministro ni he trabajado para ser alcalde metropolitano. A mí la Rueda de la Historia me trajo hasta aquí. Sencillamente por entregarme y tener un compromiso manifiesto en el desempeño de mis funciones, el Comandante Chávez un día consideró que yo debía acompañarlo como su último ministro de Comunicación.

Ahora: yo no hice nada conscientemente, voluntariamente, para que el Comandante Chávez se fije en mí y me diera tal responsabilidad. Probablemente había otros compañeros que estuvieron trabajando por llegar a ser ministros, o que soñaban con ser ministros de Comunicación desde hace mucho tiempo. Pero bueno, Chávez me vió, Chávez lo decidió y debo asumir mi responsabilidad. Y aquí me estoy yendo del ministerio (de Comunicación e Información) con una satisfacción por un trecho andado como parte de un equipo, y lo mismo -estoy seguro- va a suceder en el caso de Winston Vallenilla, del Potro Álvarez, de Francisco Garcés, de Titina Azuaje, de Dante Rivas, de una cantidad de liderazgos jóvenes que están abriendo (…) sin haberlo buscado personalmente, sin haber trabajado con ambición por figuración u ocupación de cargos, sino por hacer revolución y hacerla desde la juventud.

Hay una juventud, una generación joven que está dando un paso al frente y asumiendo una responsabilidad histórica con los destinos de la Patria. Es un hecho que ha de registrarse en la Historia como algo positivo, porque los jóvenes podemos meter la pata, pero no vamos a meter la mano. Los jóvenes podemos pecar de exceso en ganas de hacer, porque tenemos el ímpetu, porque creemos en los sueños. La gente puede que nos recrimine cierta osadía y audacia en las cosas que hacemos, pero ¿quién hizo la revolución históricamente? Los jóvenes. ¿Qué edad tenía Simón Bolívar cuando se enroló para hacer la Revolución? ¿Qué edad tenían  el Che Guevara o Fidel Castro cuando se hicieron revolucionarios?

A mí me complace muchísimo formar parte de ese grupo que está siendo propuesto, no para sustituir liderazgos políticos o para sustituir a los revolucionarios que hacen vida en determinada jurisdicción. Por ejemplo, yo no soy miembro de la Dirección Regional del PSUV. 

No aspiro serlo, no es mi ambición desplazar a nadie en sus responsabilidades; sencillamente, el Alto Mando Político de la Revolución consideró que mi nombre era útil para reconquistar la Alcaldía Metropolitana, y yo acepto esa responsabilidad para hacer esa revolución. Si mañana  tengo que tomar un grabador y hacer de reportero, pues lo hago, no tengo ningún problema; así como tú estás haciendo un programa de radio en este momento, yo también los he hecho y puedo hacer un programa de radio. No es una obsesión para llegar a un cargo, como la que muestramás bien la derecha fascista a través de estos carcamanes que nos propone esta llamada Mesa de la Impunidad acá en la ciudad capital; tú  ves los rostros y parece un verdadero parque jurásico.

-Ernesto, estamos a 5 meses a partir de aquel 5 fatídico. ¿Cómo vive Chávez en el corazón de Ernesto Villegas?
-Vive mucho, porque él me puso una tarea, y desde aquel momento en el que me comunicó sus instrucciones, siento que estoy en deuda y en un compromiso personal con el Comandante Chávez, muy superior al que ya sentía, porque cuando tú te comprometes con un proceso de transformación, pues te sientes que la sociedad y las generaciones futuras tienen algo que reclamar de ti. 

Tú no puedes quedarte en tu casa y buscar un rinconcito de comodidad, sientes que deben comprometerte con la Patria. Pero cuando el Comandante Chávez me selecciona como su último Ministro de Comunicación y me da unas instrucciones, y me indica unas tareas a cumplir, ¡caramba!: uno se siente abrumado por la responsabilidad de no quedarle mal a Chávez y de no quedarle mal a la Patria, que es exactamente lo mismo.


_mg_8264ft1375297465

Por eso siento que, cuando se me plantea esta tarea de aspirar a la Alcaldía Metropolitana, de alguna manera es Chávez quien está planteándola. Porque, si Chávez no hubiera irrumpido en Venezuela como lo hizo, probablemente hubiese habido otro curso histórico, probablemente la Revolución hubiese encontrado otros hombres. 

Pero en todo caso este proceso que vivimos no estaría desarrollándose, y esta circunstancia histórica, esta coyuntura que me plantea la vida de aspirar, de representar a la revolución bolivariana en esta contienda nada más y nada menos que en la Capital Política de América Latina, pues no se estaría dando. Yo siendo que Chávez vive en este desafío que la vida también me está colocando, y por Chávez,por nuestras hijas, por nuestros hijos, por las nuevas generaciones, yo estoy aquí echándole un camión para ganar la Alcaldía Metropolitana y le voy a echar un camión para transformar esta ciudad de la mano de Jorge Rodríguez, de Jacqueline Faría, de todo el gobierno revolucionario y de los ciudadanos de esta compleja ciudad.

-¿Cuál es el compromiso de Ernesto Villegas con la Revolución Bolivariana?
-Para mí es un compromiso conmigo mismo, con mi nombre, con mi padre, que fue un gran revolucionario; con mi madre, que fueuna gran revolucionaria, por cierto: perseguida por los nazis. Mi vieja -le dice cariñosamente- era una señora judía de origen croata que vino huyendo de los nazis de aquella Europa. Su abuelo fue fusilado por los nazis. Y llegó aquí, y Venezuela, Caracas en particular le abrió las puertas. 

Ella se hizo caraqueña, se hizo venezolana. Nunca volvió a hablar de su idioma de origen, era una viejita que lo llamaba a uno chamo, una vieja maravillosa realmente.  Y yo por ellos estoy en esto: por mi hijo, por los hijos que aún no he tenido, por los nietos que todavía no tengo, por los nietos de quienes se me oponen también. Porque siento que los niños y las niñas del futuro merecen un mundo mejor, un mundo distinto al que nos tocó vivir a nosotros. Merecen una ciudad distinta.

Las características de Caracas la hacen una ciudad maravillosa por una parte, al punto de que nadie quiere irse de ella finalmente. Muchísima gente despotrica de Caracas, se queja de sus colas, de la inseguridad, de la basura. Pero una vez que llegan desde el interior, ninguno se quiere regresar para su terruño. Le basta con irse de vuelta un ratico, pero la gente siempre vuelve a Caracas.

Y esa Caracas yo la quiero transformar, junto a los revolucionarios y los que no son revolucionarios, porque al fin y al cabo también son ciudadanos. Nada hacemos si mejoramos las cosas pero tenemos gente empujando hacia un lado y otra gente empujando hacia el otro. Mantengamos nuestras diferencias políticas pero encontrémonos en la ciudad, buscando espacios públicos para el esparcimiento, buscando una movilidad mejor, buscando  una ciudad mucho más amable, buscando la salubridad que debe caracterizar a toda urbe, y que podamos resolver finalmente el problema de la disposición de desechos sólidos, la mitigación de riesgos… en fin, hay una cantidad de riesgos en los que podemos hacer las revolución incluso sin ser revolucionarios.


_mg_8308ft1375297467

No hay comentarios:

Publicar un comentario