sábado, 29 de noviembre de 2014

​PalmeraSKAnibales: resistencia musical contra los íconos de la industria

PalmeraSKAnibales, 23 años de pachanga y resistencia

Por: Ernesto J. Navarro

Palmeras Kaníbales es quizá la banda más cara de Venezuela, políticamente hablando. 

Son unos sobrevivientes a la segadora hoz de la industria cultural en la década de los 90. Invisibilizados por la maquinaria comunicacional, aprendieron como los guerrilleros a moverse en medio de la oscurana.

Les juro que la primera que los vi, tocaban en un programa de Tv llamado “A puerta cerrada”. Era 1995 y en ese mismo espacio estuvieron: Sin Sospechas, El Pacto y Cebollas Ardientes. Para entonces desconocía que eran, y han sido, obreros de la música.

Quizá por esa razón la banda se funda el 1ro de mayo de 1992. Desde entonces y a lo largo de 23 años empuñan, además de los instrumentos, las premisas de: Música, Autogestión y Trabajo Independiente. 

Su música es pa pulir la hebillaSu estilo es pachanguero, pero las letras de sus canciones no se andan con rodeos. Son genéticamente caribes y eso hace que sus canciones lleven Ska, Rock Steady, Reaggae y un montón de ritmos afro latinos.

En el año 1997 llega la internacionalización y desde entonces han difundido su música desde la Selva Lacandona (donde se atrincheran los Zapatistas), en Chiapas México, hasta la República Checa, del otro lado del charco.

Hace un mes regresaron de una nueva gira por Europa. Allí pusieron a sonar música nueva como este tema: Planeta Venceremos (VIDEO) 

Las Palmeras están invitados para el concierto juvenil de apertura de festival el sábado 29 de noviembre en la Plaza Diego Ibarra de Caracas. El cartel anuncia a: Café Tacvba, Campesinos Rap, Cultura Profética, Desorden Público, Los que rezan y Zapato 3. Dice la web del festival que el concierto es para las 5pm.

Allí empieza la conversa con Luciano Calello, vocalista y guitarrista de Palmeras Kanibales.
Lucho, voz y gutarra de @pkanibales

martes, 25 de noviembre de 2014

¡Dale que ahí viene el tren!


Por: Ernesto J. Navarro 


Tomado de la Revista "Epale Ccs" #105
18 de noviembre de 2014 
Página 11 
----------
LOS VÍA CRUCIS QUE SIGNIFICARON EL TERMINAL DEL NUEVO CIRCO Y LA AUTOPISTA REGIONAL DEL CENTRO HAN SIDO, EN PARTE, ALIVIADOS POR EL FERROCARRIL DE LOS VALLES DEL TUY. PERO ESTE HA TRAÍDO OTROS INCONVENIENTES, QUE TIENEN SU RAÍZ EN EL COMPORTAMIENTO DE LOS USUARIOS.
----------
Octubre de 2014. Son las 5:45 am y hago la cola en la estación Charallave Sur del tren de los Valles del Tuy. Unas 120 personas ya están delante de mí. Hombres, niños con uniformes escolares, “aborrecentes” de liceo y hasta mujeres con bolsas plásticas en la cabeza para aislar el secado de la lluvia, esperan su turno para comprar el token cargados de morrales, viandas, chaquetas, paraguas, herramientas y audífonos de todos los colores.

Miro a toda esa gente y pienso que si a Beatriz de Majo se le ocurriera (como ya lo hizo con Coquito) llamar flojo a alguno, seguramente le sacarían la madre felizmente.


¿Se ha embarcado usted en el ferro a una hora pico, digamos 6:00 am, dirección Caracas o 5:00 pm dirección Cúa? Venga pa’ que vea lo que es bueno.

Diez minutos más tarde, luego de hacer mi cola, pasar el torniquete, caminar el pasillo, subir las escaleras y llegar al andén me encuentro con… otra cola.

Me formo detrás de un señor de chaqueta marrón, ocho soldados, unas diez personas con carnés de organismos públicos. Todos, como decía la canción de Billo’s, en correcta formación. Detrás de mí, otras 50 personas.

Aún hay tiempo, la gente está relajada, conversan (todo el mundo habla de política, la mayoría de Chávez, a favor o en contra). Miro una pantallita que guinda del techo, en letras rojas titila: Tren dirección Caracas 5 minutos.


miércoles, 12 de noviembre de 2014

Caída del Muro de Berlín: El triunfo de los inteligentes sobre los felices

Carlos Fernández, filósofo venezolano que vivió en Alemania los días de la caída


Por: Ernesto J. Navarro e Indira Carpio Olivo
Tomado de:
http://www.desdelaplaza.com/politica/caida-del-muro-de-berlin-el-triunfo-de-los-inteligentes-sobre-los-felices/

Gerda lloraba sin consuelo alguno. Carlos y Eva le hablaron durante horas acompañando a la amiga que con lágrimas sacaba todo lo que tenía apretado entre el alma y el corazón.

En aquel invierno de 1989 las calles de Köln, ciudad separada de la capital de Alemania por más de 570 kilómetros, eran un carnaval. Para Gerda un viernes santo. Había gente que no podía dar crédito a lo que ocurría. Se preguntaban si era cierto. “Fue desconcertante”, nos contó Carlos. 

Gerda dejó a toda su familia en la parte oriental de la Alemania dividida y con 20 años de distancia había aprendido a vivir de la nostalgia. Hace una generación, cuando cayó el Muro de Protección Antifascista, su llanto era expresión de una parálisis interior que le impidió salir corriendo. Como un preso que luego de 50 años de cárcel es puesto en la calle, no sabía cómo vivir sin la reja. 

sábado, 8 de noviembre de 2014

De Guaicaipuro a Robert Serra

 LOS ASESINATOS POLÍTICOS EN VENEZUELA

 

Por: Ernesto J. Navarro

Tomado de la Revista "Epale Ccs" #103
02 de noviembre de 2014
Página 11

----------
EL ASESINATO POLÍTICO EN VENEZUELA HA TENIDO SUS VARIANTES: DESDE UN MAGNICIDIO EN 1950, PASANDO POR EL EXTERMINIO DE LOS LÍDERES DE IZQUIERDA EN LOS 60 Y 70, HASTA LOS ATENTADOS CONTRA REPRESENTANTES DEL CHAVISMO EN LA ACTUALIDAD 
----------

4 octubre de 1982. Cuerpos de seguridad del Estado se aprontan, se arman como para la guerra. Han organizado durante meses una “operación militar contrainsurgente”. El despliegue no escatimó recursos: 400 efectivos de las Fuerzas Armadas, funcionarios de la Dirección General de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip) y aviones Camberra y Bronco de la Fuerza Aérea. 

Sobre el punto acordado, una zona conocida como Los Changurriales de Morocho Evans, sector cercano a la población de Cantaura, los aviones de combate zumbaron su estertor en un vuelo rasante. No hubo advertencias ni pedidos de rendición. Dejaron caer un racimo de bombas que estremecieron la tierra y el cielo al mismo tiempo. Los estallidos servirían como señal para que un grupo comando de la Disip rodeara la zona y descargara interminables ráfagas de metralla contra los miembros del Frente Américo Silva.

Dispararon a discreción. Algunos heridos por las bombas o los primeros disparos terminarían siendo rematados sin mediar clemencias. Vivíamos el esplendor del puntofijismo y esos eran sus métodos. El saldo: 23 jóvenes caídos a cuenta del gobierno “social cristiano”.

No cabía espacio para el asombro. La actuación militar en Cantaura obedecía a un esquema represivo que Estados Unidos enseñó en su órgano instructor de dictadores: la Escuela de las Américas. Allí, nuestros militares y los de todo el continente aprendieron a operar contra sus pueblos como se si tratase de un ejército enemigo. Para la Casa Blanca, los “gendarmes necesarios” eran parte de su política exterior, destinada a defender lo que consideran “sus intereses”. 


martes, 4 de noviembre de 2014

¿Sabes cómo se conocieron Alí Primera y Sol Musset?

ALÍ EN LOS OJOS DEL SOL




Por: Ernesto J. Navarro e Indira Carpio Olivo
Tomado de: www.desdelaplaza.com   

-“Sol, te llama un tal Alí Primera”, le dijo Don Rafael mientras le pasaba el auricular.
La llamada le extrañaba, porque habían transcurrido unos ocho meses desde el instante en que ella le diera el número de su casa, en un pedazo de hoja de cuaderno.

Aquel día, cuando se conocieron, ella trajeaba la tarde con un liquiliqui de falda color salmón, un sombrero pelo e' guama y una cascada negra sobre la espalda, su larga cabellera. Con su presencia llenaba las tablas del Teatro del Complejo Ferial de Barquisimeto y robó así los ojos del Cantor del pueblo.

Con sus 18 años, ya era conocida como “La reina de la voz liceista” y había sido invitada al encuentro “Los venezolanos primero”, conducido por Gerardo Brito, el General del Folklore. Alí de 34, también había sido convidado a la cantata, y al destino.

Él cantó primero. Ella le seguiría. Sol entonó Venezuela habla cantando, La Paraulata llanera y Alfonsina y el mar. Sentía la mirada profunda de Alí en la espalda mientras enfrentaba al público. Desde entonces ha vivido con ella y para ella. 

Al bajar del escenario, su hermano mayor, también llamado Rafael, que era quien la llevaba “poraí, a cantar”, se le acerca. A su lado camina el hombre de la mirada profunda. 
-Sol, te presento a Alí. Él es el Cantor del pueblo, un cantante muy importante.

En adelante, el hermano, sería el anzuelo al que recurriría Alí para pescar el Sol.