miércoles, 28 de enero de 2015

La obesidad no es chiste

En el Zulia se come mucho y mal

Imagen de la página publicada por Diario Panorama. Diciembre de 2014

Casi 30% de la población infantil del estado y cerca del 60% de los adultos padecen de malnutrición por exceso. Las consecuencias: enfermedades asociadas com Hipertensión arterial, triglicéridos y colesterol alto, diabetes, enfermedades cardíacas, osteoporosis y algunos tipos de cáncer. Son la principal causa de muerte en el país.

Por: Ernesto J. Navarro
Publicado por Diario Panorama - Dic.2014

Corte comercial. En la pantalla aparece un hombre de casi 40, lleva camisa manga corta a cuadros, un jean de color verde, correa de cuero tejida y unos zapatos ton seilor. La toma es abierta y al personaje se le ve una panza imposible. Está sentado frente a una mesa faraónica, repleta de platos como para surtir a un batallón del ejército. Obvio, habla con acento zuliano.

 Para los publicistas nacionales, es el sello distintivo de un maracaibero. Un tipo gordo que después de jartar lo que quiera, “puede” aliviar la maladigestión o los inconvenientes estomacales derivados de la comilona, con una pastillita. Así de simple.

Además los televidentes deben asumir que es un anuncio cómico, porque la figura que encabeza el comercial televisado es humorista, reforzando el estereotipo de Rafucho, un “maracucho gordo, pero gracioso”. Pero lo que no causa risa son las consecuencias de comer sin límites y casi cualquier cosa, estigma de la cultura zuliana.

No es casual que Guaco, una de las agrupaciones musicales, emblemas de la zulianidad en Venezuela y el mundo, musicalicen las publicidades de otros antiflatulentos.

Tampoco es verdad que una pastillita alivie los resultados de los atracones diarios. “Éste medicamento que debería ser recetado, y es vendido sin prescripción facultativa, esconde una verdadera problemática: El vertiginoso aumento del sobrepeso y la obesidad en la población zuliana. La cultura mediática, como es costumbre, se queda en la superficie”, adelanta la nutricionista Guadalupe Muñoz.

En el Zulia se come mucho, y mal y sus consecuencias no son chiste. 

viernes, 23 de enero de 2015

La Gaceta de Caracas NO fue el primer periódico de Venezuela

Reproducción de una copia de 1er ejemplar del 1er periódico venezolano

Un historiador zuliano, hoy director de la Academia de la Historia hizo el descubrimiento en los años 70. Aún no se ha hecho la rectificación .

Por: Ernesto J. Navarro
Publicado en www.desdelaplaza.com 

La historiografía formal aún enseña en escuelas, liceos y universidades que el primer periódico de Venezuela fue la Gaceta o Gazeta de Caracas fundada en 1808, que apareció un lunes 24 de octubre y que se componía de cuatro páginas a doble columna.

Esto resulta no ser cierto a la luz de las investigaciones realizadas por Ildefonso Leal, historiador zuliano, actual director de la Academia Nacional de la Historia. 

Una pesquisa llevada a cabo por Leal da cuenta de un periódico mucho más antiguo, que data de 1789. Esa publicación circuló por primera vez en tierras de la isla que hoy se conoce como Trinidad y Tobago.

Al colono irlandés F. Jean Willox correspondió el honor de fundar en 1798 en la isla de Trinidad, el primer periódico venezolano, El Correo de la Trinidad Española, que se publicó en dos idiomas y salía quincenalmente”, asegura.

Crónicas de la tragedia: Cindy fue rescatada viva y su mamá jamás la encontró

  A 15 años de “La Tragedia” de Vargas

Por:Ernesto J. Navarro 
Publicado en www.desdelaplaza.com

Adios mami! –Gritó Cindy desde la ventanilla del autobús.
Pórtate bien! –Contestó Rocío, su mamá, con igual intensidad de voz, mientras veía alejarse a su hija entre varios gritos casi inaudibles de: chao, chao.

La soleada tarde del 09 de diciembre de 1999, cerca de la 1:30pm, dentro del terminal de pasajeros de Cúcuta, Colombia; madre e hija repetían el ritual de: cuídate mucho. Si mami, que escenificaban todos los años, desde que Cindy Yesenia Buitrago se viene a pasar vacaciones a Venezuela. 

Rocío oyó el ronco sonido del motor del autobús casi perdido bajo el chillido de las cornetas. Dentro de la unidad de Expresos San Cristóbal, Cindy de 9 años y su abuela María Elena González de 71, iniciaban el viaje que las conduciría: desde Cúcuta hasta San Antonio del Táchira. De allí a San Cristóbal y una vez que se cambiaron de expreso, recorrieron los límites urbanos de la capital tachirense, sortearon cientos de curvas entre las montañas andinas, y luego de pasar Barinas empalmaron la carretera Centro Occidental –por los lados de Acarigua- terminando el viaje en el Terminal La Bandera de Caracas, casi 14 horas después de pasar más 900 kilómetros.

Rocío Buitriago de 27 años de edad, después de despedir a su hija, salió del terminal y regresó a su sitio de trabajo. Estaría algunos días sin su hija, así que pensó como el común de los padres, que aprovecharía esos días para descansar del ritmo acelerado al que la somete Cindy. 

Entre los días 9 y 15 de diciembre, no tuvo noticias de su hija ni de la abuela. 

El Chavo no ha muerto, lo siguen golpeando

Todos lo golpearon, ninguno le dio techo

Por: Ernesto J. Navarro
Publicado en www.desdelaplaza.com

El actor y dramaturgo mexicano Roberto Gómez Bolaños, mejor conocido como “Chespirito”, murió este viernes a la edad de 85 años. 

Este “Shakespeare chiquito” o “chespirito”, (como lo apodó el director de cine Agustín P. Delgado) hizo su nicho en la televisión mexicana con la serie de Tv “El chavo del 8”. Más tarde se le sumarían personajes como: 
-El chapulín colorado (que originalmente debió llamarse el Chapulín justiciero, pero nunca encontraron una malla verde, sino una colorada)
-Vicente Chambón
-El chómpiras de Los caquitos
-Chaparrón Bonaparte
-El doctor chapatín
Y una serie de adaptaciones para tv de clásicos como Sansón, Laurel y Hardy, Chaplin, Romeo y Julieta, entre otros. 

Protagonista también de una serie de escándalos (incluso políticos por su radical anti-izquierdismo), supo mantenerse a flote en medio del canibalismo televisivo.

El chavo del 8”, sin duda, fue su mascarón de proa. Una serie que, dicen hoy todos los medios, llenó de ternura y alegría, a gentes de muchos países

¿Ternura? ¿Alegría? Hay quienes no ven con esos mismos ojos al personaje de Roberto Gómez Bolaños.