miércoles, 28 de enero de 2015

La obesidad no es chiste

En el Zulia se come mucho y mal

Imagen de la página publicada por Diario Panorama. Diciembre de 2014

Casi 30% de la población infantil del estado y cerca del 60% de los adultos padecen de malnutrición por exceso. Las consecuencias: enfermedades asociadas com Hipertensión arterial, triglicéridos y colesterol alto, diabetes, enfermedades cardíacas, osteoporosis y algunos tipos de cáncer. Son la principal causa de muerte en el país.

Por: Ernesto J. Navarro
Publicado por Diario Panorama - Dic.2014

Corte comercial. En la pantalla aparece un hombre de casi 40, lleva camisa manga corta a cuadros, un jean de color verde, correa de cuero tejida y unos zapatos ton seilor. La toma es abierta y al personaje se le ve una panza imposible. Está sentado frente a una mesa faraónica, repleta de platos como para surtir a un batallón del ejército. Obvio, habla con acento zuliano.

 Para los publicistas nacionales, es el sello distintivo de un maracaibero. Un tipo gordo que después de jartar lo que quiera, “puede” aliviar la maladigestión o los inconvenientes estomacales derivados de la comilona, con una pastillita. Así de simple.

Además los televidentes deben asumir que es un anuncio cómico, porque la figura que encabeza el comercial televisado es humorista, reforzando el estereotipo de Rafucho, un “maracucho gordo, pero gracioso”. Pero lo que no causa risa son las consecuencias de comer sin límites y casi cualquier cosa, estigma de la cultura zuliana.

No es casual que Guaco, una de las agrupaciones musicales, emblemas de la zulianidad en Venezuela y el mundo, musicalicen las publicidades de otros antiflatulentos.

Tampoco es verdad que una pastillita alivie los resultados de los atracones diarios. “Éste medicamento que debería ser recetado, y es vendido sin prescripción facultativa, esconde una verdadera problemática: El vertiginoso aumento del sobrepeso y la obesidad en la población zuliana. La cultura mediática, como es costumbre, se queda en la superficie”, adelanta la nutricionista Guadalupe Muñoz.

En el Zulia se come mucho, y mal y sus consecuencias no son chiste. 

¿Cómo comemos? 
La disponibilidad energética en la dieta del venezolano aumentó 27%, pasando de 2.202 calorías en 1998 a 2.790 calorías en 2009.

Los requerimientos energéticos mínimos según la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) se ubican en 2.700 calorías. Y recientemente, este organismo calificó a Venezuela como un territorio libre de hambre. Esto es un reconocimiento a las políticas públicas del Gobierno Nacional en materia de alimentación y nutrición, para la erradicación de este flagelo universal.

Pero comer más no es siempre sinónimo de comer bien.

Según el Estudio de Sobrepeso y Obesidad (Prevalencia y factores condicionantes), hecho por el Instituto Nacional de Nutrición en 2010, casi 40% de la población venezolana sufre de sobrepeso y obesidad, una pandemia global que, paralelamente al hambre, azota las sociedades del mundo.

De ese estudio se desprende que, específicamente en el estado Zulia, 28,05% de los niños y las niñas de 7 a 17 años padece la malnutrición por exceso, y 58,82% de adultas y adultos, es decir casi 6 de cada 10 zulianos, tienen sobrepeso y obesidad, y están propensos a enfermadades relacionadas a la mala alimentación, que son además la principal causa de muerte en el país.

Frituras y gaseosas una norma 
En la urbanización La Paz, todo el mundo llamaba “tortica” al gordo Edwin. Un apodo que le vino por su afición a los dulces. Solía cenar en calle y su sitio predilecto era el puesto de hamburguesas que, cerca del estadio de Niños Cantores, atendía Fady Foster, mejor conocido como “Matraca”.

Ambos (Matraca y Tortica) protagoizaban un escena ritual diaria que servía de chiste a otros comensales:
-¡Dáme una hamburguesa, Matraca! -gritaba Edwin-
-¿Con todo? -respondía Fady.
-¡Que me haga daño! -sentenciaba el gordo-.

Tortica no llegó a los cuarenta años. 

 Es harto conocido por el común, que el zuliano prefiere tomarse un refresco, antes que beber agua”, recuerda Muñoz, quien además agrega que “el 31,10% de la población de la región no practica ninguna actividad física, es decir, es víctima del sedentarismo”, otro factor condicionante del sobrepeso y la obesidad.Y como para agregarle leña al fogón, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), asegura que el refresco está entre los cinco productos más vendidos en Venezuela.

El Ministerio del Poder Popular para la Salud publica en el Anuario de Morbilidad (registro epidemiológico de la frecuencia de una enfermedad) para Venezuela 2012: 12,576 zulianos eran obesos para entonces, 25.565 padecían diabetes mellitus y 96.256 hipertensión arterial.

El gordito de la cuña es un patrón visual de lo que está mal. Guadalupe Muñoz explica que las arterias obstruidas y endurecidas por el consumo excesivo de grasas, edifican una humanidad propensa a infartos y Accidentes Cerebro Vasculares (ACV), padecimientos que rankean las tablas de mortalidad en la nación.

El mayor riesgo es cuando aparece una barriga grande, a la que comunmente se le dice barriga cervezera”, advierte la nutricionista. “Esto debería constituirse en una señal de alerta que nos invite a visitar un especialista y aplicar medidas al respecto. No existen soluciones mágicas. Una pastilla no borra los problemas de la faz de la tierra”.

El Zulia sería un territorio propicio para aplicar un programa piloto en el que se ejecute alguna Ley que regule el expendio de gaseosas y comida rápida”, propone Guadalupe Muñoz.

¿Qué hacer? 
Por su parte, el INN ha iniciado una campaña comunicacional que pretende combatir la pandemia nacional: Agarra dato, come sano. Con ella se busca: “disminuir a la mitad del número de personas que padecen obesidad en Venezuela para el 2019; así como reducir el consumo de grasas (comida chatarra) y azúcares (refrescos) y promover el consumo de frutas y hortalizas”.

Según la información que se desprende de su sitio web, “también se centra en fortalecer los espacios para la nueva cultura alimentaria y nutricional. Del mismo modo, pretende garantizar la calidad nutricional de los alimentos procesados y contribuir con la práctica de actividad física”.


---------------------------
Otros Datos 
.-Según OMS: La obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. 

.-Una forma simple de medir la obesidad es el índice de masa corporal (IMC), resultado del peso de una persona en kilogramos, dividido por el cuadrado de la talla en metros. 

.-Una persona con un IMC igual o superior a 30 es considerada obesa y con un IMC igual o superior a 25 es considerada con sobrepeso. El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo para numerosas enfermedades crónicas, entre las que se incluyen la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario