domingo, 5 de julio de 2015

Las parlamentarias y la guerra económica




Por: Ernesto J. Navarro
Publicado originalmente en www.desdelaplaza.com

Listo. Ya tenemos fecha. El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela decidió que el 6 de diciembre de 2015(1) serán las elecciones parlamentarias para renovar los 165 escaños del cuerpo legislativo unicameral de la República.
Este anuncio se realiza, dijo Tibisay Lucena predidenta del CNE, según lo establecido en el cronograma preparado por el organismo.
La oposición partidista, agrupada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) había insistido durante meses en la idea de que el gobierno de Nicolás Maduro no quería elecciones(2). Mientras el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) se encuentra sumergido en su proceso interno para elegir a todos sus candidatos en una elección de base.
No faltó quien asegurara que la huelga de hambre anunciada por el encarcelado Leopoldo López, había sido lo que obligó a anunciar la fecha de los comicios… ninguna fuerza tuvo esa idea.

La guerra económicaDe aquí a las elecciones restan unos 150 días. Las campañas tendrán un foco importante en la “calidad” de los candidatos.
La MUD, que por vigésima vez consecutiva plantea que en “ésta” elección “si logrará derrotar al chavismo. Que es ahora o nunca”; apelan a la publicidad para tratar de “vender” a dirigentes políticos que reclaman sus cuotas para ser candidatos a diputados, pero que no tienen ni aceptación popular, ni trabajo de base.
El Psuv se encuentra a horas de definir los nombres de sus candidatos, pero en la contienda interna se miden dirigentes nacionales con alta exposición mediática y con inmejorable imagen a militantes que -con igual derecho- se disputan la voluntad de sus compañeros de partido.
Otra arista, quizá la que en este momento tiene mayor peso, es la decretada “guerra económica”.
“El pueblo reclama con urgencia, control en los precios que los comerciantes aumentan a capricho, lo mismo que aparecen y desaparecen productos”, estima el analista político Anival Navarro Duarte.
En su opinión, la oposición ha orquestado sus esfuerzo en ésta guerra de desgaste contra el chavismo, “no porque se vaya a producir un voto castigo en contra de la revolución, más bien porque buscan, con el desánimo, provocar abstención en las filas revolucionarias”.
Lo cierto es que en el último año y medio no han cesado las colas a las afueras de los supermercados, tampoco la desaparición espasmódica de productos, con lo que los sectores económicos pretenden acabar con el chavismo.
Polar en la campañaEl consorcio Empresas Polar, cuyo dueño aspira la presidencia de Venezuela, aparece en medio del huracán que provoca la “guerra económica”.
Productores monopólicos de una gran variedad de productos de la canasta básica, tienen en sus manos una buena posibilidad de enrarecer el clima electoral, de manera muy sencilla: con una lluvia de informaciones (oficiales o no) que suman al descontento y con la manipulación de las redes de distribución de alimentos.
En el estado Zulia(3), por ejemplo, varios medios de comunicación rebotaron un comunicado atribuido a empresas Polar, donde informan que paralizarán la producción de mayonesa por falta de dólares.
También los “ruteros”, es decir los choferes de camiones que distribuyen la cerveza de Polar (Mendoza) y Regional (Cisneros), comenzaron la semana asegurando a quienes les compran las “cajas” (legales o ilegales) que: hasta septiembre habrá cervezas en el país…
Nadie en las cerveceras lo confirman o lo niegan, pero se instala en sectores de la opinión pública.
BOD y otrosEn abril pasado, señalamos que varias empresas privadas habían abierto la campaña opositora hacia las parlamentarias. Lo hicieron con una metralla de videos publicitarios cargados de un cursi nacionalismo: caso Banesco, Farmatodo, BFC y la cartita del dueño de Polar.
Esta semana, en varias agencias de Banco Occidental de Descuento (BOD), de pronto “se acabaron” las planillas para depósitos y retiros, decían los cajeros a los clientes… ¿A quién creen que culpaba la gente que hacía colas? ¿A Víctor Vargas? No. Al gobierno nacional.
De aquí a diciembreAhora bien. vencer la apatía es el reto del chavismo, que cuenta con su militancia de base y sus candidatos electos en las internas para ganar las parlamentarias. La MUD se conforma con capitalizar el descontento de la guerra económica, calculando que el chavismo no vote y ellos poder pescar en ese rio revuelto.
Lo cierto es que la guerra económica será una de las batallas decisivas a librar antes de de llegar al 6 de diciembre ¿Usted que cree?
——————–

No hay comentarios:

Publicar un comentario