jueves, 10 de septiembre de 2015

Johnny Alarcón Puentes: “Cierre de la frontera en Zulia está plenamente justificado”

Jhonny Alarcón Puentes, docente e investigador de La Universidad del Zulia

Por: Ernesto J. Navarro
Publicado originalmente en www.desdelaplaza.com

El control de las fronteras “el tema” en el debate político actual venezolano.  Por allí pasan a Colombia –básicamente- ingentes cantidades de comida de forma ilegal, bajo la figura de moda: el bachaqueo.

Pero también la gasolina venezolana, la más barata del mundo que pasa a Colombia en millones de ilegales litros al mes, junto con las divisas que se escapan al otro lado de la frontera.

Es una tarea difícil ésta de poner orden en la zona fronteriza ya que Colombia y Venezuela comparten más de 2.200 kilómetros de vecindad.

El gobierno de Nicolás Maduro tomó la decisión de cerrar la frontera por el estado Táchira, que colinda con el Norte de Santander, específicamente con la ciudad colombiana de Cúcuta.

Pero la frontera que el occidental estado Zulia, comparte con el vecino, tiene ubicado el paso binacional, en una zona conocida como La Raya, que separa a las poblaciones de Guarero (Guajira, Venezuela) y Paraguachón (Colombia).

Allí, los casos de contrabando de extracción, presencia paramilitar y fuga de divisas, parecen calcados de la realidad tachirense.

El gobernador de Zulia, Francisco Arias Cárdenas en un acto realizado en la ciudad de Maracaibo, aseguró estar listo para cerrar esa frontera.

¿Qué tan grave es la situación en el Zulia? 


Entrevistamos a Johnny Alarcón Puentes. Docente e Investigador de La Universidad del Zulia. Además, un agudo analista político. 

¿Cuál es tu opinión sobre el cierre de la frontera en Táchira? 
-Creo que el cierre de la frontera y la declaración de Estado de Excepción estipulado en la Constitución ha sido necesario. Es una medida necesaria para lograr erradicar el contrabando, el paramilitarismo y desarticular las redes del bachaqueo. Claro, esto debe ser transitorio pues hay vínculos (económicos, culturales y sociales) muy fuertes que unen a los habitantes de la frontera de ambos países. 

No podemos someter al pueblo a más sacrificios, ya que no es la única medida que solucionará el problema del paramilitarismo, desabastecimiento, inflación y especulación. Por el contrario, el gobierno debe encaminar una política integral para solucionar estos flagelos. 

¿Crees que una medida igual en la frontera de Zulia con Colombia estaría justificada? 
-Estaría plenamente justificada pues el contrabando sigue con mucha fuerza. No es cierto que haya disminuido hacia Colombia. Son mafias ligadas a paramilitares quienes controlan esta actividad ilegal.

El contrabando no ha cesado en la frontera del Zulia a pesar de los supuestos controles. 

Y eso ¿A qué se debe? 
-Quizás porque desde la tropa hasta los altos mandos obtiene ingentes beneficios monetarios de esta actividad ilegal. Si uno va a la frontera colombiana verá los almacenes colmados con productos de escasa circulación en Venezuela. Y ni hablar de la gasolina. 

Profesor, ¿La frontera de Zulia tiene los mismos males que la frontera de Táchira? 
-Esta frontera quizás con otras características culturales, sociales y económicas, tiene las mismas problemáticas de la del Táchira. Pero el más fuerte y palpable es el contrabando de gasolina que se hace muchas veces con la complicidad de los cuerpos de seguridad, pero también de Pdvsa, ya que siguen las denuncias que desde allí se suministra el mayor porcentaje de gasolina para esta actividad ilegal. 

¿Cuál es tu opinión sobre la presencia militar en la zona? ¿Es efectiva? 
-La presencia militar en la zona no ha sido efectiva, sólo ha habido shows mediáticos, pues el contrabando sigue con mucha fuerza. Por otro lado, no mejora el abastecimiento de alimentos, medicinas, repuestos, entre otros. 

En el Zulia, la especulación, acaparamiento, contrabando está más vivo que nunca. Eso no es todo, la complicidad de los cuerpos policiales y militares es evidente. Estos se han dedicado al lucrativo matraqueo para dejar en funcionamiento esos tres flagelos. Vemos a lo largo y ancho del país como hay mafias que controlan el expendio de productos con el beneplácito de los cuerpos policiales y militares. 

¿Cuáles son los principales problemas en la frontera zuliana? 
-Los principales problemas de la frontera son la inseguridad, desabastecimiento de alimentos, escasez de  combustible, contrabando. 

¿Son sólo colombianos los que bachaquean? 
-En esta zona quienes se dedican, en un buen porcentaje, al contrabando son los indígenas wayuu. Pero también hay criollos y colombianos ligados al paramilitarismo. Es una actividad muy lucrativa que es financiada desde las mafias hasta empresarios que actúan bajo el ropaje de la legalidad. 

¿Qué hace el gobierno regional al respecto? 
-Las políticas del Gobierno Regional ha sido poco efectivas pues esta dinámica del contrabando se mantiene y cada vez se agudiza aún más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario