viernes, 30 de octubre de 2015

(POEMA) Al nombrarte, Carmen

Camucha, mi vieja y La Pola
A Carmen, mi madre...

Nuestra distancia sin abismos
tiene por puente un grito cadencioso
y el abrazo:
la patria diaria que se riega bajo el sol
esa, que en tus manos canta y danza trabaja y cree

el café huele a tu nombre
lo mismo que la arepa
también el Lago
donde el abuelo lanzó nuestros ombligos
para que el alma jamás dejara de habitar al Zulia

aprendí de tu boca
las gaitas que encontraron cuna en la voz y en el pecho
por eso siempre son arrullo y exorcismo

aprendí de tus ojos
que los besos
son la libertad que abraza
son la rúbrica del amor

sin hablar te entiendo toda
lo mismo
                 el guiño
                                la mueca
                                                el verso...

al nombrarte, Carmen,
la luz del Catatumbo me amanece los caminos

Ernesto J. Navarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario