viernes, 11 de noviembre de 2016

El día que Venezuela cambió la historia del punk


Por: Ernesto J. Navarro
En: https://actualidad.rt.com/actualidad/221835-dia-venezuela-cambio-historia-punk

¿Qué pensaría si le dijeran que el tema 'God save the queen' de los Sex Pistols es producto de un plagio? ¿Y qué si el tema original se llama 'Dios salve a CAP' y que fue grabado en por un dúo venezolano en el año 1975, meses antes de que lo hiciera la banda inglesa?

Un documental, titulado 'Llano, Lucha y Punk-Rock' (2011) presentado por la estatal Vive Televisión de Venezuela, narra la historia de una banda integrada por Robustiano Rondón (Monte) y Micaela Rangel (Culebra) quienes, en el alejado pueblo de Zaraza ubicado a más de 340 kilómetros de Caracas, habrían granado el tema que resultó luego uno de los más emblemáticos de los Sex Pistols.

VIDEO COMPLETO / Documental "LLano, Lucha y Punk Rock"


Según el documental, este dúo se hacía llamar Vómito Adeco en alusión al partido político Acción Democrática a cuyos militantes se califican de "adecos". Siendo hijos de un político influyente de la zona, la pareja rentaba la habitación de un hotel del pueblo para poder ensayar su estridente música.

Un periodista inglés (identificado como Richard Smith), que por esos días recorría los llanos escribiendo una historia para la BBC sobre los reductos guerrilleros de Venezuela, los escuchó y se llevó a Londres un LP del grupo venezolano que, una semana más tarde regalaría como un suvenir exótico a Malcolm McLaren agente de los Sex Pistols.

-"Hey, Malcolm, quizá te resulte interesante, para mí es sólo ruido", le dijo el periodista.

No pasaría mucho tiempo para que apareciera el mundialmente famoso: 'God save the queen'.

El documental cuenta con el apoyo testimonial de importantes referentes del rock venezolano como el cantante Paul Gillman, el ex baterista de la emblemática banda 'Sentimiento Muerto': Sebastián Araujo y el ex vocalista Pablo Dagnino, pero también del conductor del programa radial 'La descarga', Ennio Di Marcantonio. Todos calificaron a Vómito Adeco como "una banda de culto".

The Sex Pistols
Trama
En Venezuela el documental se difundió en agosto de 2011 como parte de una serie titulada 'Ver para creer', que narró varias historias fantásticas recopiladas en esta nación latinoamericana.

Un mes más tarde, la planta televisora realizó un programa especial para revelar que todo era una mentira y que se trató de un ejercicio para demostrar que no todo lo que vemos en la tv es cierto

El revuelo causado por el documental generó debates de todo tipo. Algunas emisoras de radio acusaron a la televisora de querer cambiar la historia de punk. Ministros del gabinete escribieron en Twitter haciendo alusión a la supuesta banda, el ministerio de Comunicación e Información se comunicó con los realizadores para apoyar la difusión de semejante descubrimiento, la central telefónica de la planta televisiva colapsó y hasta hubo quienes propusieron a los realizadores que no se descubriera la verdad.

Todo el debate se inició por un artículo escrito por el ciudadano de origen ruso Efraín Nicolayev. Luego de ver el programa, escribió una reseña en su blog que rápidamente se compartió en la redes y de allí en adelante, los argumentos a favor y en contra sólo fueron en aumento.

La mente mediática
Mirko Casale, realizador de la serie documental, relató a RT que "ni en sueños pudimos imaginar la repercusión que tuvo el programa. Básicamente, porque Vive televisión no es una televisora con una gran audiencia. Nuestra perspectiva era hacer un poco de ruido, pero fueron las redes sociales quienes dieron una mayor difusión".

La serie se compuso de "4 historias inconexas que solo tenían en común que se trataba de leyendas falsas contadas como verdaderas".


Casale relató que desde la preproducción de la serie, siempre plantearon hacer un capítulo para develar el propósito reflexivo con que estructuraron esos falsos documentales.

Uno de los elementos que contribuyó a que la historia de Vómito Adeco fuese más creíble "fue la participación de personas con mucha credibilidad en el mundo musical", agrega.

Para explicar cómo funciona lo que él llama "la mente mediática" contó la anécdota de un mexicano que presenció el documental. "Él me contó que a medida que avanzaba la historia tenía dudas sobre la veracidad, pero que terminó por creer el argumento cuando apareció el personaje Richard Smith hablando en inglés. 'Eso le dio toda la credibilidad', me dijo".

Manipulación
Para Indira Carpio, ganadora del premio nacional de periodismo digital 2015, los medios siempre manipulan las percepciones del público.

"Cuando los televidentes se enfrentan a un falso documental, pueden percibir una historia como cierta si el autor o la autora no hacen la acotación de que no lo es, porque tendemos a quedarnos siempre con la primera información, porque, simplemente, no queremos investigar o creemos fehacientemente en tal o cual persona".

Protagonistas
Sebastián Araujo es una referencia del rock venezolano. Su paso por Sentimiento Muerto, quizá una de las bandas más influyentes del país, lo hicieron una celebridad. Su presencia en el falso documental era uno de los señuelos para tentar a la audiencia.

"De entrada no terminaba de entender el propósito. No sabía si estaría lo suficientemente logrado como para convencer, pero era interesante que alguien arriesgara algo dentro de los medios", explica.

Sebastián recuerda haberse sorprendido porque "hubo gente que se lo tomó muy a pecho, con una convicción que denotaba otras cosas en medio del clima político del país". "Eso me demostró que la polarización política iba por todas partes, hasta en la música", subraya.

Desde su perspectiva, el falso documental 'Llano, Lucha y Punk-Rock' "era más que una foto estética del país" y "se convirtió en una radiografía que reveló algo más profundo".

Lo único que lamenta de haber participado es que le hubiese gustado saber "si el programa lo hubiera engañado a él también" de haber ignorado que se trataba de un experimento. "Después de verlo me convencí que esa técnica ya la han utilizado contra nosotros muchas veces".


Shock
Otro de los protagonistas del falso documental que acusaba de plagiadores a los Sex Pistols, fue Ennio Di Marcantonio Di Giovanni, conductor del prestigioso programa de rock 'La Descarga', que emite la radio estatal FM Activa de Caracas.

Cuando le propusieron participar aceptó con una sola condición: que todo se revelara rápidamente.

"A mí me hacen una entrevista donde aparecen hechos verídicos, como un viaje familiar que hice a Italia y la anécdota de haber encontrado allá a un chico que nació en el mismo hospital que yo" pero nada más, aseguró a RT.

El primer aprendizaje que tengo de esa experiencia es "la influencia de los medios, sobre todo pensados desde una forma goebbeliana". 

Él sintió el impacto de inmediato. Los frecuentes radioescuchas de su programa comenzaron a hacer preguntas incómodas y hasta hubo quien comenzó a "organizar un tour hacia el pueblo de Zaraza para llevar flores a la tumba de Micalea", supuesta baterista de Vómito Adeco.

Ennio dice que participó siendo victimario y terminó siendo víctima, ya que durante el mes transcurrido entre la difusión del documental y la develación de la mentira, lo increpaban en la calle, le hacían preguntas, lo juzgaban.

"Yo recuerdo que fue tal el revuelo que hasta los ministros Jorge Arreaza y Andrés Izarra escribieron mensajes en Twitter sobre la historia de Vómito Adeco".

Influencia y manipulación
En declaraciones a RT sobre la influencia de los medios audiovisuales, el politólogo venezolano Carlos Freitez se hace la siguiente pregunta: "¿Pensarían ustedes al ver El triunfo de la voluntad (1934), de Leni Riefenstahl que, de verdad, Adolf Hitler era el mesías para la Alemania nazi?"

Los medios, dice, siempre han funcionado como arma de las guerras modernas, puntualiza, recordando el famoso "montaje fílmico realizado por la televisora Al Jazeera en el que supuestamente se tomaba la Plaza Verde de Trípoli".

Asimismo, agrega que en el montaje de Libia no se tomaron en cuenta los diversos puntos de vista sobre el evento, sino que "se elaboró una situación que pareciera real sobre la toma de Trípoli y una supuesta detención del hijo del primer mandatario libio, a quien lo representó el actor Omar Jali".

Luego de ese "espectáculo" -recuerda-, Mustafá Abdeljalil, uno de los jefes de Consejo Nacional de Transición (CNT) justificó aquella farsa televisada bajo el argumento de que eso les "permitió remontar la moral de los rebeldes y ayudó a que más de 11 países reconocieran al CNT, además de permitir recuperar aproximadamente 13 embajadas".

"La manipulación mediática no es cuento de camino", concluye evocando un dicho popular venezolano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario