jueves, 22 de febrero de 2018

César 'Nanú' Díaz: La voz deportiva de Venezuela


Por: Ernesto J. Navarro
Foto portada: Esmy Toro
En: https://actualidad.rt.com/actualidad/257226-cesar-nanu-diaz-voz-deportiva-venezuela

El 31 de octubre de 1975, César Díaz despertó en uno de los bancos cercanos al reloj de sol que está sembrado al centro de la plaza San Jacinto de Caracas (Venezuela). Era la tercera noche que dormía allí. 

Se puso de pie, se sacudió los pantalones, agarró la pequeña maleta con ropa que había usado de almohada y caminó en busca de un café que le calentara el alma. 

Se dirigía a la plaza Bolívar cuando un saludo lo detuvo en seco: 
-¡Cholo! ¿Tú que haces aquí? 

Díaz volteó y reconoció a su compatriota y colega periodista Pedro Higa Nissei, un peruano de padres japoneses. 

Entonces, respondió la única verdad que sabía: "¡No sé. Me quedé aquí. No tengo dinero ni dónde dormir. Solo me quedé acá!". 

Su interlocutor seguía sin entender e insistió:
-¿Te quedaste en Caracas? 
-Es una historia simple. Si tienes tiempo te la cuento. 


Una decisión definitiva 
Ese año, Colombia y Perú habían disputado la final de la Copa América de Fútbol. El torneo no tuvo una sede fija y las 10 naciones participantes jugaron bajo la modalidad de ida y vuelta en cada país. 

El 16 de octubre de 1975, los colombianos derrotaron 1-0 a Perú en el El Campín de Bogotá y los peruanos se desquitaron seis días después al vencer 2-0 en la cancha del Nacional, en Lima. 

Ambas selecciones terminaron con los mismos puntos y se decidió que jugaran la final en terreno neutral. Por sorteo, se estableció que el Estadio Olímpico de Caracas acogiera ese último partido el 28 de octubre. 

El mismo día, el narrador César Díaz y el comentarista Miguel López Cano llegaron a Venezuela para retransmitir el último encuentro del torneo de fútbol más antiguo del planeta. 

Al finalizar los 90 minutos del encuentro, Perú levantó la copa de campeón gracias a un solitario gol de Hugo Sotil Yerén. En el terreno, los jugadores intercambiaron camisetas... y en la cabina de transmisión, el narrador peruano hacía lo propio, pero aún no lo sabía. 

A sus 23 años, Díaz comentó a López Cano que se iba a quedar en ese país que visitaba por primera vez en su vida y su interlocutor le preguntó: "¿Estás loco? ¿A quién conoces?". 



Se basó en sus ganas de experimentar para tomar semejante decisión. Al día siguiente, sus compañeros volvieron al Perú y el narrador durmió en una plaza caraqueña las tres noches siguientes. 

Vendedor de trajes 
A pesar de su trayectoria, César Díaz era un completo desconocido en la Caracas de 1975. El destino le puso en el camino a Pedro Higas Nissei quien, al terminar el café, le pidió que lo acompañara hasta una 'boutique' de trajes propiedad de Juan Ernesto Manzanilla. 

"Luego de una breve conversación, el señor Manzanilla me dijo: 'La verdad, no te necesito como empleado, pero no puedo negarle un favor a mi amigo', cuenta el propio Díaz. 

El 3 de noviembre, este aventurero ya tenía un trabajo formal y dormía en una habitación rentada en La California Norte, al este de Caracas. 

De vuelta a los micrófonos 
César Díaz vendía trajes y revisaba a diario la sección de deportes de los diarios caraqueños. El día que narró la final de la Copa América había conocido al periodista venezolano Alí Ramos, quien le mencionó que el productor Rafael 'Rafito' Cedeño organizaba espectáculos de boxeo en el Nuevo Circo de Caracas, antigua plaza de toros. 

"Yo, joven y audaz, me presenté con él. Llevé mi pasaporte y mis credenciales de periodista y se las mostré", relató el protagonista de esta historia. Fue seleccionado con la misma facilidad que consiguió su primer trabajo y narró su primer combate a través de la emisora Radio Continente en diciembre de 1975. 

Vista la popularidad del boxeo, Cedeño acordó transmitir los combates a través de la televisora Radio Caracas Televisión (RCTV, hoy TVES). 

Dos meses antes de comenzar el Mundial de fútbol de Argentina 1978, César Díaz fue a un 'casting' en el que participó Mario Dubois, quien también se convertiría en uno de los grandes de la narración deportiva. 

"Ese día, me hicieron la prueba con la grabación de un partido de fútbol entre Brasil y Perú y, aunque estaba Mario, se decidieron por mí. No porque fuese mejor o peor, creo que me ayudaron y eso siempre voy a agradecerlo", recuerda Díaz. 

Y una vez más, "así de simple", entró en la televisión. 




Nacimiento de 'Nanú' 
El primer campeonato del mundo de fútbol que narró César Díaz en una televisión venezolana contó con un comentarista estrella: RCTV contrató nada menos que al brasileño Pelé. 

A partir de allí, la voz de este narrador estaría ligada al deporte venezolano, especialmente al fútbol, gracias a la dupla que formó con Lázaro 'Papaito' Candal. Ambos transmitieron seis mundiales consecutivos. 

El apodo 'Nanú' se lo puso el narrador colombiano Andrés Salcedo, con quien hizo equipo durante el Mundial de España 1982. 

Cuenta César Díaz que en Italia llamaban 'Nanú' por su tamaño a "un futbolista que jugaba para el A.C. Milan, de nombre Giuseppe Galderisi" y "Salcedo comenzó a llamarme de esa forma". A Lázaro Candal "le gustó tanto que comenzó a usarlo durante las transmisiones. Así nace 'Nanú'". 

Momentos estelares 
 El admirado 'Nanú' Díaz es capaz de llevar a los telespectadores al borde de sus emociones. "Soy un narrador de acciones, emotivo. No un narrador técnico", se define. Eso sí, no es una actuación: "Me emociono de verdad, transpiro a mares mientras transmito deportes". 



Con más de 40 años de trayectoria, cree haber sido "tocado por una varita mágica". Gracias a ello, su voz ha acompañado muchos momentos estelares del deporte venezolano en las últimas décadas.

En 1992, por primera vez una selección venezolana de basquetbol logró un cupo para los Juegos Olímpicos de Barcelona (España). Esos 'Héroes de Portland' se enfrentaron en la final de la cita preolímpica contra el 'Dream Team' de Estados Unidos, integrado por estrellas como Michael Jordan, 'Magic' Johnson y Larry Bird. 'Nanú' estuvo allí. 



23 años más tarde, César Díaz también narró cómo otro equipo de básquet de Venezuela se clisificó para los JJ.OO. de Río de Janeiro (Brasil) al derrotar al equipo de Canadá, que contaba con nueve jugadores de la NBA.

En 2015, en otro torneo de baloncesto en México, Venezuela saldría campeón al vencer a la Argentina en el partido final. Una vez más, César Díaz estaría detrás del micrófono para relatar ese momento. 

También transmitió la primera clasificación de equipos de voleibol masculino y femenino de Venezuela a los JJ.OO. de Pekín 2008, así como el primer gol de un equipo criollo en un Mundial de fútbol sub-20, que Yonathan del Valle marcó contra Nigeria en 2009. 

En 2012, el esgrimista Rubén Limardo ganó el segundo oro olímpico que ha conquistado Venezuela en toda su historia y, una vez más, el país sudamericano vivió con emoción ese momento gracias a 'Nanú' Díaz. 

Récord de campeón 
Pocos narradores deportivos pueden contar con un historial de eventos tan amplio: desde que llegó a Venezuela, ha transmitido nueve mundiales de fútbol y 10 juegos olímpicos, muchos de ellos desde el país en que se celebraban. 

"He tenido la fortuna de haber podido darle dos veces la vuelta a mundo gracias al deporte", se enorgullece César Díaz. 

En 1992 tomó otra decisión importante: se hizo ciudadano venezolano. 

Al fondo y de regreso 
Un divorcio lo desestabilizó hasta el punto de que perdió su casa, su dinero y casi la vida. "Caí en el peor de los caminos. Me alcoholicé y hasta me drogué. Llegué al fondo de un pozo, en el que sentí nunca terminar de caer", cuenta 'Nanú' con un nudo en la garganta. 

El famoso narrador, el periodista amado y respetado sumido en el anonimato desde 2002, se apoyó en sus hijas para comenzar un largo regreso a la superficie. 

Reapareció en 2005, cuando fue llamado para trabajar en el canal estatal Venezolana de Televisión (VTV) y, poco después, en la Televisora Venezolana Social (TVES). 

Hace seis años, debió batallar con un cáncer que, antes de desaparecer por completo, lo dejó sin un riñón. 

Hoy, aunque no ha dejado de trabajar en las pantallas, se ha visto forzado a pensar en el retiro, debido a que tiene que operarse de un aneurisma en la aorta abdominal. 

"Desde que sufrí de cáncer hasta ahora, he tenido un apoyo incalculable de TVES; en especial, de su presidente, Winston Vallenilla. En nombre de mi familia, quiero agradecérselo públicamente". 

Este escenario es un desafío para 'Nanú' pero, aunque puede que se tenga que retirar, la pasión por su trabajo hace que se plantee alternativas: "Yo voy a narrar hasta donde pueda".

No hay comentarios:

Publicar un comentario