viernes, 23 de noviembre de 2018

ONU: La capa de Ozono podría sanearse para el año 2060

Por: Ernesto J. Navarro
En: www.vtactual.com

Expertos aseguran que el aumento del nivel del mar en 10 centímetros, el deshielo en verano del océano Ártico o la extinción de los arrecifes de coral podrán evitarse si para el año 2100, las temperaturas globales se limitan 1,5 °C, en vez de los pronosticados 2°C.

“Los próximos años serán los más importantes de nuestra historia”, ha dicho el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) que reveló su más reciente informe avalado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).



La investigación, presentada en Quito (Ecuador), en el marco 30ª reunión de los firmantes del Protocolo de Montreal, ha dejado en los expertos un ánimo de optimismo y esperanza.

Según el documento, la capa de ozono podría recuperarse para el año 2060, si continúan aplicándose las regulaciones para protegerla.

Para ejemplificar la importancia de frenar el calentamiento global, los científicos indicaron que la mitad de los corales del planeta han muerto en las últimas tres décadas, debido al aumento de la temperatura del agua y la acidificación de los océanos.


El documento de ONU cuenta con más de 6000 referencias citadas, la contribución de miles de examinadores y expertos por lo que se considera una referencia científica fundamental sobre el Cambio Climático.

Recuperación anunciada 
La recuperación de la capa de ozono se produce del 1 al 3% por década, debido a las acciones ejecutadas, precisa el documento científico y agrega que el calentamiento global se podrá ver reducido en hasta 0,4 grados para finales de este siglo.

No obstante, los expertos aclaran que resulta “imposible” saber exactamente cuando desaparecerán de la atmósfera todas las sustancias nocivas.


Al momento de publicar el informe la Organización Meteorológica Mundial y ONU Medio Ambiente, anunciaron que la capa de ozono está en camino hacia su recuperación total, y que las acciones para lograrlo, enmarcadas en el Protocolo de Montreal, suponen una enorme oportunidad para reducir el calentamiento global y aumentar la ambición en los compromisos climáticos suscritos por los gobiernos del mundo.

El ozono se ha recuperado a una tasa del 1 al 3 % desde el año 2000 y, “a la velocidad actual, el hemisferio norte y el ozono en latitudes medias están programados para sanarse completamente en la década de 2030, seguido por el hemisferio sur en la década de 2050 y en las regiones polares para el 2060”, precisaron los expertos.

Medidas reforzadas 
ONU recordó que el próximo 01 de enero de 2019 entra en vigor una medida que refuerza el acuerdo del Protocolo de Montreal, conocida como la enmienda de Kigali.


Aprobada en 2016, esta enmienda requiere que los países reduzcan la producción y el consumo de hidrofluorocarbonos (HFC) en más del 80%, durante los próximos 30 años.

Los HFC son potentes gases de efecto invernadero producidos por el hombre y utilizados para sustituir las sustancias que agotan el ozono.

Sólo con la aplicación efectiva de la enmienda, los expertos vaticinan que se evitará hasta 0,5°C de calentamiento global este siglo, reduciendo el calentamiento global causado por estos gases, en aproximadamente 50% para el año 2050.

Gases nocivos 
ONU ha señalado que la concentración de los HFC en la atmósfera creció muy rápidamente, entre un 10% y un 15% por año. Algo que llegaría a representar entre el 9 y 19% del total de las emisiones CO2 para el año 2050, si no se toman medidas urgentes.


Durante varias décadas, los HFC y los clorofluorocarbonos (CFC) han sido empleados en la fabricación de aislantes térmicos, sustancias refrigerantes, propelentes para aerosoles, agentes extintores y disolventes.

Para entender su nocividad basta explicar que los CFC, por ejemplo, son gases inertes derivados de los hidrocarburos saturados. Se obtienen luego de la sustitución de átomos de hidrógeno por átomos de cloro y flúor.

Los CFC se producen por síntesis industrial (no tienen fuentes naturales de emisión) y se degradan con dificultad. Una vez emitidos permanecen en la atmósfera durante entre 50 y 100 años.

Para Erik Solheim, director ejecutivo de ONU Medio Ambiente, “el Protocolo de Montreal es uno de los acuerdos multilaterales más exitosos de la historia por una razón: su cuidadosa combinación entre ciencia y acción colaborativa establecida para sanar nuestra capa de ozono”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario