jueves, 15 de noviembre de 2018

¿Qué relación tienen el Bitcoin y el calentamiento global?


Por Ernesto J. Navarro
Para: www.vtactual.com 

Si el entramado que sostiene las transacciones de la criptomoneda Bitcoin sigue creciendo al ritmo actual, podría producir emisiones capaces de elevar las temperaturas globales en 2 grados Centígrados (2°C) para el año 2033.

Lo anterior se desprende de un reciente estudio elaborado por la Universidad de Hawái (UH, EE.UU.) y difundido por la revista ‘Nature Climate Change‘.

Investigadores de la UH, analizaron la “eficiencia energética” de las computadoras empleadas para la minería de Bitcoin y la ubicación geográfica de importantes grupos de mineros, para calcular las emisiones de CO2 de la producción de electricidad en los países con mayor concentración de minadoras. 


Fecha cercana 
El estudio asegura que el uso de bitcoins durante el año 2017, produjo emisiones de 69.000.000 de toneladas métricas de CO2.

Esto hace inferir a los investigadores hawaianos que, incluso bajando un poco el ritmo actual, las emisiones de las minadoras de Bitcoin serán suficientes para calentar el planeta por encima de los 2°C en sólo 22 años. Aunque, aun ritmo medio podría llegarse a esa temperatura en apenas 16 años. 

Hablan los autores 
Randi Rollins, estudiante de maestría en la UH y coautor del estudio explicó que Bitcoin es una criptomoneda con grandes requerimientos de ‘hardware’, algo que “obviamente se traduce en grandes demandas de electricidad”.


Mientras que Camilo Mora, profesor asociado de geografía la UH y autor principal del estudio cree que la humanidad está aceptando el hecho de que el cambio climático es real y personal, y cualquier desarrollo adicional de las criptomonedas debería “apuntar críticamente a reducir la demanda de electricidad, si se quiere evitar las consecuencias potencialmente devastadoras del calentamiento global”. 

Otros datos 
Se calcula que hasta agosto de 2018, en toda la cadena de Bitcoin se emplearon 21.53 terawatts‘ (TW) de consumo de energía.

Un terawatts o teravatio es una cantidad de potencia equivalente a 1012 vatios, es decir un billón de vatios.

En enero pasado, ‘The New York Times’ publicó un artículo donde indica que para procesar cada una de las transacciones de bitcoines, se requiere de 80.000 veces más electricidad que para una transacción con tarjetas de crédito Visa.

Por su parte, el sitio ‘Digiconomist‘ precisa que el consumo de electricidad en cada transacción con Bitcoin es de 778 Kilovatios hora.

En el caso de Venezuela, que actualmente experimenta con la criptomoneda El Petro, versiones publicadas por medios de prensa local, atribuyen las constantes fallas en el servicio eléctrico, en ciudades como Caracas o Maracaibo, al empleo de máquinas para minar criptoactivos.

El diario Versión Final del estado Zulia publicó, que una computadora minadora consume 1.000 kilovatios en tan solo 12 horas (las minadoras trabajan 24 horas continuas), mientras que un hogar estándar, en esa calurosa región del país, registra un consumo de 500 kilovatios por mes, aproximadamente.

 Con unas 200 mil minadoras registradas y en funcionamiento, según el diario, se estaría realizando un consumo eléctrico igual al de 400 mil viviendas durante un mes y en todo el territorio nacional, algo que afectaría a más de 5.000.000 de ciudadanos. 

Mineros locales 
El 14 de octubre, la web Criptonoticias dio cuenta de una reunión en Caracas entre la Superintendencia Nacional de Criptoactivos y Actividades Conexas (Sunacrip) y más de 100 mineros locales.

Según el despacho de prensa, uno de “los puntos debatidos” fue el relativo a las redes eléctricas. 


Los mineros venezolanos habrían se pidió al Gobierno, abrir un canal con la estatal Corpoelec para que la comunicación sea más fluida. También ofrecieron invertir en transformadores y otros elementos del sistema eléctrico para garantizar el fluido a las granjas de minería.

El superintendente Joselit Ramírez dijo a los mineros que, sobre ese tema, en Corpoelec hay opiniones que sugieren delimitar un espacio para la minería.

Lo cierto es que hasta la fecha, no existen datos oficiales sobre el consumo de energía eléctrica por computadoras minadoras en Venezuela, un país que ocupa en Latinoamérica, el primer lugar en cuanto al volumen de intercambio de bitcoines a través del sitio ‘LocalBitcoins’.

Para agosto de 2018, los minadores venezolanos estaban en el cuarto lugar del ‘ranking’ mundial, únicamente superado por Estados Unidos, Rusia y Reino Unido. 

Otra mirada 
No obstante, el venezolano José Antonio Sánchez, Vicepresidente de la firma consultora Binario Internacional, difiere de las proyección realizadas por la Universidad de Hawaii, al considerarlas lineales.

“Se asume que no habrá variaciones en el número de personas que adoptan la minería, y que la generación de electricidad va a ser exactamente igual”, explica el también investigador especializado en criptomonedas.


Añade, que la razón por la que la minería de Bitcoin tiene tanto impacto ambiental, es debido a que un alto porcentaje de la generación eléctrica del mundo, aún se hace con base en combustibles fósiles.

El calentamiento global no es un problema creado por la criptomoneda,“las actuales condiciones pueden acelerarlo, pero ese problema ambiental ya existía”, dijo Sánchez.

Bitcoin no es, en sí mismo, un peligro para el medio ambiente, continúa el experto, “algo que no puede decirse de los combustibles fósiles y las prácticas habituales para la generación de energía y el consumo eléctrico en todo el planeta”.

El Bitcoin que hoy conocemos, lo mismo que los ‘blockchain’ y toda la tecnología que lo rodea, seguirá evolucionando, “quién puede asegurar que las criptomonedas seguirán inalterables en unos años”, concluye José Antonio Sánchez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario