domingo, 9 de diciembre de 2018

Conozca la decisión de ONU sobre los impulsores genéticos


Por: Ernesto J. Navarro 

La Organización de las Naciones Unidas, en una decisión considerada histórica, aprobó solicitar a los gobiernos del mundo la realización de estrictas evaluaciones de riesgo y consultas a las comunidades indígenas y locales, antes de liberar al medio ambiente organismos con “tecnología exterminadora”. 

El Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) de ONU, reunido recientemente en Sharm El Sheikh, Egipto, impuso esa medida debido a que la mayoría de los países carece de un sistema regulatorio para la experimentación genética de especies modificadas liberadas al ambiente. 


Abierto para su firma durante la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro (Brasil 1992), y con vigencia desde diciembre de 1993, el Convenio sobre la Diversidad Biológica es un tratado internacional para la conservación de biodiversidad, el uso sostenible de los componentes de la biodiversidad y la distribución equitativa de los beneficios derivados del uso de los recursos genéticos. Con 196 países parte, esta Convención tiene casi un carácter universal. 

Brasil esa el primer país de la región en permitir la liberación de impulsores

La decisión reconoce además, que se necesitan estudios e investigaciones adicionales sobre los impactos de los impulsores genéticos (gene drives en inglés) , para poder desarrollar directrices que permitan evaluarlos antes de considerar su liberación, incluso experimental. 

De forma concreta, ONU aplica un freno muy importante a las liberaciones de impulsores genéticos y reconoce su impacto potencial en los conocimientos tradicionales, innovación, prácticas, medios de vida y uso de la tierra y el agua, de los pueblos indígenas y las comunidades locales. 

Importancia 
Jim Thomas, Co-Director Ejecutivo del ETC Group’ declaró que esta importante decisión de ONU “toma el control sobre los impulsores genéticos, invocando medidas sencillas y de sentido común: no te metas con el entorno, los territorios y los derechos de los pueblos sin su consentimiento”. 

Sede de la ONU, EE.UU.

Recordó que los impulsores genéticosson financiados por poderosos intereses militares, de agronegocios y algunos individuos muy ricos. 

La decisión adoptada por el CDB, pone el control en manos de las comunidades locales, “en particular pueblos indígenas, para frenar esta tecnología exterminadora”, agregó Thomas. 

En detalle 
Las decisiones de la reunión del organismo de ONU, figuran en el documento: CBD/COP/14/L31. Allí: 

Exhorta a las Partes y otros Gobiernos a que, teniendo en cuenta las incertidumbres actuales con respecto a los impulsores genéticos modificados, apliquen un enfoque de precaución, en consonancia con los objetivos del Convenio, y exhorta también a las Partes y otros Gobiernos a considerar la introducción en el medio ambiente de organismos que contienen impulsores genéticos modificados, incluidas las liberaciones experimentales y con fines de investigación y desarrollo, únicamente cuando: 

a) Se hayan efectuado evaluaciones del riesgo con fundamentos científicos sólidos y caso por caso; 
 b) Existan medidas de gestión del riesgo para evitar o minimizar los posibles efectos adversos, según proceda; 
c) Donde corresponda, se busque u obtenga el “consentimiento previo y fundamentado“, el “consentimiento libre, previo y fundamentado” o la “aprobación y participación” de los pueblos indígenas y comunidades locales que puedan resultar afectados, según proceda, de conformidad con las circunstancias y las leyes nacionales.

En Burkina Faso experimentan con mosquitos modificados para combatir la Malaria.

Tecnología militar 
Los impulsores genéticos suponen una nueva tecnología de ingeniería genética, capaz de alterar permanentemente especies mediante el impulso de un ‘carácter’ determinado dentro del ciclo reproductivo del organismo.

Ese carácter corresponde con una cualidad determinada genéticamente (color de ojos).

Dentro de una reproducción sexual normal, un carácter tiene solamente el 50% de posibilidades de expresarse. Mientras que al introducir un impulsor genético, ese carácter aparecerá con seguridad en todos los descendientes.

Esto quiere decir que los impulsores genéticos obligan a que un carácter, diseñado artificialmente, se distribuya en una población natural. Algo que puede causar el colapso de esa población.

Según el ‘ETC Group’, los impulsores genéticos intentan engañar las leyes de la herencia en la reproducción sexual, forzando la persistencia de ciertos genes en toda la población, lo que puede conducir, si así se diseña, a la extinción de la especie.

Se desconoce el impacto de los impulsores en las comunidades

En América Latina solo Brasil aprobó, a principios de 2018, una resolución que permitirá la liberación al medio ambiente de organismos con impulsores genéticos.

Otras voces 
Mariann Bassey-Orovwuje, de la organización Amigos de la Tierra África, y presidenta de la Alianza para la Soberanía Alimentaria en ese continente aseguró los ‘genes drive’ son una amenaza real. 

“En África, todos estamos potencialmente afectados y no queremos ser ratas de laboratorio de esta tecnología exterminadora. Campesinos y ambientalistas ya se manifestaron en las calles de Burkina Faso, para protestar contra los mosquitos genéticamente modificados (de los mismos que quieren usar impulsores genéticos supuestamente para combatir la malaria) y vamos a marchar de nuevo si ignoran esta decisión de la ONU”. 

La activista se refiere al proyecto de impulsores genéticos más prominente y bien financiado, del Colegio Imperial de Londres (llamado Target Malaria). Sus promotores pretenden liberar mosquitos modificados genéticamente en Burkina Faso, como un paso hacia futuras liberaciones de mosquitos con impulsores genéticos, con el objetivo de acabar supuestamente con la malaria.

ONU llamó a continuar las investigaciones sobre impulsores genéticos

La alerta mundial lanzada por ONU, obedece a que los impulsores genéticos están diseñados para propagarse a través de toda una especie, sin limitarse a las regiones geográficas, y la liberación de estos organismos podría afectar a comunidades que se encuentren mucho más allá del sitio inicial, por lo que ahora será necesario buscar un consentimiento verdaderamente amplio.

Guy Kastler, integrante de La Vía Campesina, un movimiento global que reúne a más de 200
millones de campesinos y campesinas, de 182 organizaciones en 81 países, dijo llamarán a todos los campesinos del mundo “a oponerse al desarrollo de esta tecnología en todos los países, ya que podría exterminar nuestros cultivos, animales y otros elementos de la biodiversidad que son esenciales para nuestras formas de sustento y nuestra vida”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario