domingo, 9 de diciembre de 2018

Cuando la gaita zuliana protesta (I)

Ricardo Aguirre, “El Monumental”, sigue siendo el gaitero más emblemático.

Por: Ernesto J. Navarro 

La gaita zuliana se convirtió en el género musical que marca el inicio de las navidades en Venezuela.

Se trata de un ritmo festivo, alegre y cautivante que nació, como otras expresiones musicales venezolanas, producto de la fusión de diferentes ritmos, danzas y melodías. Es una mezcla de los aportes de los negros provenientes de África, de los nativos de esta tierra y de los españoles, durante el periodo de la conquista.

En sus orígenes, la gaita zuliana era un canto popular entonado por el pueblo en cualquier época del año.

Pero sus letras sirvieron, en ocasiones, para protestar contra el gobierno español, ya que ese canto popular era la única forma de expresión que tenían los criollos, dominados política, social y económicamente. Allí radica el origen de lo que más tarde se conocerá como la gaita protesta.


El emblema 
"La Grey zuliana" no solo es considerada como el segundo himno del estado Zulia, al occidente de Venezuela, o una genuina expresión de regionalismo, sino que es la gaita protesta por excelencia.

Escrita e interpretada por Ricardo Aguirre González, “El Monumental”, y grabada por primera vez en 1968 con el grupo Saladillo, ha trascendido las décadas como estandarte de los reclamos del pueblo zuliano para quienes detentan el poder político.

"La Grey zuliana", en opinión del periodista Angel Mendoza, es “himno, declaración preclara de presente, inimaginado decreto clarividente de futuro“.


Su primer verso, no deja lugar a dudas y es, al mismo tiempo, un ruego inquisidor para la virgen patrona del estado Zulia, La Chiquinquirá:

"Madre mía, si el gobierno
no ayuda al pueblo zuliano, 
tendréis que meter la mano 
y mandarlo pa’l infierno". 
Derecho al reclamo 
El periodista e investigador de la gaita, León Magno Montiel explica que a través de la gaita protesta, “se expresa la molestia y sentimiento de insatisfacción del ciudadano común ante los desmanes de un gobernante. 
Así que no se trata solo de un canto contestatario, sino de medio de expresión vehemente frente a las injusticias y la falta de soluciones a los problemas de aquejan a la sociedad. 
Un ejemplo 
El 14 de febrero de 1969, el papa Pablo VI publicó el ‘motu proprio Mysterii Paschalis‘, con el que se reorganizó el año litúrgico del rito romano de la Iglesia católica, y se aprobó el nuevo Calendario Romano Universal, eliminando a varios santos que eran venerados en varios países del mundo. 
Maracaibo reaccionó y “El Monumental” grabó ese año la gaita “Decreto papal“, escrita por Mario Viloria, en la que elevan sus reclamos al Vaticano. 
– estribillo – 
Cómo es posible que el papa 
le quite la santidad, 
a quienes la sociedad 
con tanta fe ha venerado, 
y sin patrona ha dejado 
parroquias en la ciudad. 
– verso III – 
Con el amor que atesora 
y profunda reverencia 
y con toda mi conciencia 
me atrevo a decir ahora 
si le quitan al zuliano 
su Virgen Chiquinquirá 
seguro que surgirá 
protesta en el Vaticano.
En contexto 
La gaita protesta puede convertirse en una forma de referir y explicar la situación política del país, dentro de un contexto especifico. Siempre con la intención declarada de señalar a los responsables. 
Otro ícono de la gaita protesta es “Maracaibo Marginada” (1969), también en la voz Ricardo Aguirre.
Un poema musicalizado, que condena al gobierno central de entonces, por las calamidades de una región productora de petróleo y atrasada a nivel de infraestructura. 


verso I –
Siendo la gran capital,
de un estado prominente,
sufre religiosamente,
del olvido nacional. 

estribillo –
Tierra inmolada,
Maracaibo señorial,
aún deberás continuar,
sacrificada,
Maracaibo tierra mía idolatrada
y olvidada por ser leal,
Maracaibo marginada y sin un real,
qué más te puede pasar,
que ya no te haya pasado. 

verso II –
Siendo rica y colosal,
tu pobreza es elocuente,
porque tu riqueza es fuente,
para el progreso local. 


Para 1980, la agrupación Cardenales del Éxito graba el tema “Gracias señor Gobierno”, escrita por Nerio Ríos e interpretada por Carlos González. Se rata de un furioso reclamo ante una escalada inflacionaria mientras Luis Herrera Campins era presidente del país.

-verso II-
Hoy nuestra humilde cocina,
está tan desamparada,
no hay azúcar, no harina,
papa, maíz, ya no hay nada,
y votaron la pelota,
al permitir la inflación,
y hoy en nuestra nación,
ya no hay ni caraotas.

-estribillo
Gracias le queremos dar,
Señor Gobierno
por permitir el infierno en que vivimos,
si de hambre no morimos,
moriremos del pesar,
al ver que van a acabar,
con la patria en que nacimos.

-verso III-
El alto costo de la vida,
se encuentra tan elevado,
que solo los potentados,
pueden comprar la comida,
y con lo que gana Juan,
en un día de trabajo,
no alcanza ni para el pan,
que buena vaina carajo.




En una investigación titulada “Análisis del discurso de la gaita protesta“, Javier Esis detalla que “la gaita protesta responde a ese sentimiento exacerbado llamado ‘regionalismo zuliano‘, siempre en defensa de los intereses de tipo social, económicos, políticos, religiosos y culturales del colectivo, de los principios democráticos y del regionalismo, como estrategia de lucha local, que caracteriza a los pobladores de la región zuliana”.

Desde la grabación de “La Grey zuliana”, la gaita protesta no ha dejado pasar “por debajo de la mesa”, los errores u omisiones del poder central, sobre todo cuando afectan al estado Zulia, cuna de este género musical.


No hay comentarios:

Publicar un comentario