lunes, 25 de febrero de 2019

Franelas, remeras, camisetas


Por: Ernesto J. Navarro 

Prefiero las franelas. Tuve un trabajo en el que debía usar traje y corbata en algunas ocasiones. Así que guardé un paltó negro en una gaveta del escritorio y me lo ponía si debía, pero al terminar el "acto" en cuestión, corría a meterlo de nuevo en aquel cajón como de utilería y a vestirme de blue jean y franela.

Era tan seguida la rutina de poner y quitar el traje, que una secretaria me decía entre risas: "ya se quitó el disfraz!!!"

Así que buena parte de mi indumentaria se compone de franelas. Por eso, no es de extrañar que durante varios años mi closet se haya nutrido de una cantidad -aún- no determinada de franelas (remeras) que mis amigos argentinos me han obsequiado en diferentes momentos.

Se trata de camisetas que, como homenaje al cariño con que ingresan a mi vida, las he 'ruleteado' hasta volverlas transparentes.

Algunas han sido memorables. Por ejemplo: