martes, 1 de octubre de 2019

El Comandante de la policía

Foto: Indira Carpio Olivo / 2016

Por: Ernesto J. Navarro

Tenía 19 años y ya cargaba encima el traje de “reportero” (aunque sin graduar).

Había hecho un período de pasantías en el diario El Informador de Barquisimeto y me topé con un jefe al le dio nota mi forma de escribir. Por eso me dejó hacer casi lo que me dio la gana.

Entonces, cuando me aparecí a pedir trabajo en el diario El Regional del Zulia, una vez terminadas mis pasantías formales que ordenaba la universidad, el jefe que me atendió quedó “impresionado” (me dijo), por “el tipo de reportajes” que le estaba mostrando.

Quiero “eso que escribes” para el periódico, me dijo, mientras me llevaba del brazo a la sala de redacción.